Las Malvinas son argentinas y Argentina quiere diálogo

Un encuentro por la soberanía reúne a periodistas centroamericanos y caribeños con la máxima autoridad del Gobierno argentino sobre el tema

Autor:

Juana Carrasco Martín

CIUDAD MÉXICO, diciembre 3.— La cuestión de las Malvinas, la reiteración argentina de su soberanía sobre ese archipiélago, las Georgias del Sur, las islas Sándwich del Sur y los Espacios Marítimos circundantes en el sur del Océano Atlántico, ocuparon un espacio en Ciudad México, donde Daniel Filmus, secretario de Asuntos Relativos a esos territorios de la Argentina, informó detalladamente a un grupo de periodistas locales, centroamericanos y caribeños que participaron en la presentación sobre las circunstancias que rodean al problema.

La disposición permanente y firme del Gobierno de la presidenta Cristina Fernández de reanudar negociaciones bilaterales con el Reino Unido centró la exposición del secretario Filmus. Esa es una determinación expuesta en más de una ocasión en muy diversos foros internacionales, que responde al reclamo de la comunidad mundial de darle solución definitiva a un conflicto que se prolonga por casi 200 años —desde que las Malvinas fueran ocupadas por la fuerza por la Armada británica en 1833—, un denuedo que corresponde a todo un pueblo sin importar matiz, posición o ideología política.

Los representantes de medios de Costa Rica, Cuba, República Dominicana, El Salvador, Guatemala, Guyana, Honduras, Jamaica, Nicaragua, Panamá, Trinidad Tobago y México conocieron de la ilegítima ocupación.

«Las Malvinas son argentinas, Argentina quiere el diálogo, y hay una trampa en la “autodeterminación del pueblo isleño”, que es la artimaña presentada por el Reino Unido para su negativa a conversar y darle una definitiva solución al conflicto», dijo el secretario Filmus con la pasión que amerita el tema.

Resaltó además que es un asunto de soberanía nacional que va más allá de posiciones políticas o de partidos, pues se trata de la integridad territorial del país desde que las fuerzas británicas desalojaran a sus moradores argentinos y sustituyeran a esa población con súbditos británicos.

Según Filmus, la demanda no se asume desde un enfrentamiento armado; se trata de que se cumpla la Resolución 2065 de las Naciones Unidas, que en 2015 cumplirá 50 años de formulada y frente a esa posición de la comunidad internacional se levanta el rechazo al diálogo, a las conversaciones, por parte del Reino Unido.

Hoy día, la discusión está dada desde la perspectiva de la ONU, del Comité de Descolonización o de los 24, que dicen que es un caso particular de descolonización, concretamente en su párrafo 6, sobre los casos por la integridad territorial de un país, y ya son 50 las resoluciones que año tras año se aprueban pese al rechazo británico.

«De aquí —anunció el diplomático— voy el lunes a la ONU para discutir este tema nuevamente, y también están citados los representantes del Reino Unido, que sabemos negarán el reclamo y rechazarán el diálogo en el que pretende introducir un tercer actor, a los isleños que importó, cuando los protagonistas son solo dos, y así reconocidos por la comunidad internacional: Argentina y Reino Unido, situado a casi 13 000 kilómetros de las Islas Malvinas».

Llamó la atención en que mientras Argentina va a discutir solo esta situación de despojo, Londres tendrá que expresarse sobre diez de los 17 casos de descolonización que todavía existen en el mundo en pleno siglo XXI.

Previo a ese viaje a la ONU, la autoridad diplomática argentina participará aquí, en México, en la Feria del Libro de Guadalajara, edición anual que en esta ocasión está dedicada a la patria gaucha. En ella el secretario Daniel Filmus estará presente en la mesa Malvinas en la literatura argentina, un foro más para difundir la verdad del territorio ocupado, que lacera también a la soberanía latinoamericana y caribeña.

Las preguntas de los periodistas presentes fueron muchas. El diálogo que niega Londres se dio acompañado de la solidaridad  común y su expresión desde organismos y foros regionales como Unasur, Celac, Mercosur, las instituciones parlamentarias y el conjunto de organizaciones sociales, entre las muchas mencionadas.

Ante la posición negativa del Reino Unido, que defiende a contrapelo de la historia y de la jurisdicción, sus pretensiones de explotación económica del recurso petrolífero en la plataforma marítima de un mar argentino, su ansia del mantenimiento de las Malvinas como un crucero militar en la región y de una ambición geoestratégica, Argentina no considera esos puntos para la negociación, pues concretamente se trata de soberanía y esa es la reivindicación.

En el encuentro, el secretario Daniel Filmus estuvo acompañado de la embajadora de Argentina en México, Patricia Vaca Narvaja, y del subsecretario para los Asuntos relacionados con las Islas Malvinas, Javier Esteban Figueroa.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.