Mujeres exigen ser parte

Subrayaron la necesidad de bajar la intensidad del conflicto con el propósito de aliviar el dolor de las personas en los territorios de guerra, evitar nuevas víctimas y facilitar la construcción de un escenario post acuerdo

Autor:

Yailé Balloqui Bonzón

Otro punto histórico importante alcanzó el proceso de paz  que siguen en La Habana el Gobierno  de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP), cuando este lunes las partes dialogaron con un grupo de mujeres expertas en temas de género que pidieron a los negociadores garantizar un enfoque de género en los acuerdos de paz.

Este grupo, encabezado por la representante del Gobierno María Paulina Riveros y la guerrillera Victoria Sandino tiene un carácter técnico, sin facultad negociadora, y trabajará simultáneamente con los actores del proceso que buscan poner fin a más de medio siglo de guerra en el país.

En una declaración leída a la prensa por el grupo se reconoce la trascendencia de la participación de organizaciones femeninas en procesos de paz nacionales e internacionales. «Nuestras voces cuentan no solo para la construcción de la paz, sino también para la terminación del conflicto armado», dicen.

Tras reunirse en un «ambiente democrático y respetuoso» con los delegados de paz, las mujeres —provenientes de organizaciones sociales, políticas y culturales del país— pidieron a las partes un cese bilateral del fuego para los días de fiestas navideñas lo cual, afirman, expresaría la voluntad política de las partes de crear un ambiente propicio a los diálogos.

Se refirieron también a la necesidad de bajar la intensidad del conflicto con el propósito de aliviar el dolor de las personas en los territorios de guerra, evitar nuevas víctimas y facilitar la construcción de un escenario post acuerdo.

Para lograr la verdadera y definitiva paz, instaron a las partes a no levantarse de la mesa hasta alcanzar acuerdos de paz, al tiempo que expresaron su esperanza de que este primer encuentro marque el comienzo del reconocimiento al derecho de las mujeres a incidir en los acuerdos.

Con ese propósito, exigieron la participación paritaria de las féminas en todas las fases y mecanismos del proceso de construcción de la paz, y la creación de una comisión de la verdad que recepcione las opiniones de ese segmento de la población.

En otra parte de su declaración, las mujeres afirman que este podría ser el comienzo para que las mujeres «seamos pactantes de los acuerdos que se deriven de La Habana y no pactadas». Eso, según afirmó Olga Amparo del Socorro, representante de la Casa de la Mujer en Colombia, se traduce en que es hora de que las féminas actúen como sujeto político activo en los procesos y no esperar a que «otros decidan por ellas».

Adicionalmente el grupo demandó que se tenga especial consideración a las mujeres víctimas del conflicto, para las que pidieron garantías a sus derechos y la verdad, justicia, reparación y no repetición, con especial énfasis en las afectadas por la violencia sexual, un delito que ha sido invisible durante mucho tiempo en el país.

Al respecto, Claudia María Mejía, de la Cumbre Nacional de Mujeres y Paz, señaló que «la garantía de esos derechos será el más decidido paso para transitar de una sociedad en guerra, desigual y profundamente discriminatoria, a una sociedad que incluye la igualdad y la erradicación de la violencia». Pero para ello —agregó— es necesaria una transformación de las causas históricas que fomentaban esa violencia contra las mujeres.

En un Informe del Grupo de Memoria Histórica que investigó y que posteriormente se publicó en Colombia en 2013, se reconoce por primera vez el «uso de la violencia sexual como arma de guerra y los ataques contra las mujeres por sus ejercicios  de organización y liderazgo».

También este lunes llegó a La Habana el quinto y último grupo de víctimas del conflicto integrado por seis hombres e igual número de mujeres, quienes narrarán en la mesa sus vivencias y expondrán sus propuestas para garantizar el respeto pleno de sus derechos.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.