Extremismo local sigue amenazando a Europa

Mientras en Alemania el temor a la «islamización» provoca marchas y contramarchas, en Italia son arrestados varios neofascistas

Autor:

Juventud Rebelde

BERLÍN, diciembre 22.— Miles de personas protestaron este lunes en Alemania contra la «islamización de Occidente», en la décima convocatoria semanal de un movimiento xenófobo emergente que ha espoleado asimismo una fuerte reacción política y social.

Según la agencia EFE, los promotores de las marchas, denominados Patriotas europeos contra la islamización de Occidente (Pegida), recibieron la respuesta de «al menos 12 000 manifestantes» en la concentración anti-Pegida de Munich, la capital bávara, convocada conjuntamente por partidos políticos, congregaciones religiosas, artistas y ONG.

Las contramanifestaciones estuvieron precedidas por un intenso debate en torno a Pegida en el que se entremezclan las críticas frontales al movimiento y a la ultraderecha con las peticiones de quienes abogan por el diálogo.

El ex canciller alemán Gerhard Schroeder, que pidió una respuesta contundente a este movimiento, exigió señales a la política y en especial a los partidos de centro derecha y al Gobierno de su sucesora Angela Merkel.

A su juicio, los partidos «a la derecha del centro», esto es, la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel, y su hermana bávara, la Unión Socialcristiana (CSU), han hecho «demasiado poco» contra el emergente movimiento xenófobo.

El presidente del país, el independiente Joachim Gauck, y la Canciller deberían encabezar las manifestaciones contra ese «montón de brutos» y liderar un nuevo «levantamiento de la dignidad» como el que siguió, en 2000, a la quema de una sinagoga en Dusseldorf, opinó.

El Gobierno alemán no se ha pronunciado este lunes, aunque en los últimos días varios cargos, con Merkel a la cabeza, reiteraron que en una sociedad abierta y democrática, pese a que se garantiza la libertad de expresión, no hay sitio para la extrema derecha y la xenofobia.

Una encuesta difundida a finales de la semana pasada apuntaba que alrededor de un tercio de los alemanes ve bien las protestas contra los problemas de la ley de asilo y la supuesta islamización del país, lideradas por el movimiento Pegida. Además, casi 80 000 personas han pulsado «me gusta» en la página de Facebook del movimiento Pegida de Dresde.

Buena parte del debate gira en torno a la creciente cifra de peticionarios de asilo que registra Alemania, que este año puede superar las 200 000. Según datos de la Oficina de Estadística de la UE (Eurostat), en el tercer trimestre del año en toda la Unión se registraron alrededor de 177 000 peticiones, y en torno a un tercio se presentaron en Alemania.

La intolerancia ha sacudido también a Italia, cuya policía anunció este miércoles el arresto de 14 supuestos miembros de una organización neofascista acusada de planear «acciones violentas» contra funcionarios del Gobierno.

El grupo planeaba «acciones violentas contra objetivos institucionales» como jueces, políticos o las fuerzas del orden, señalaron los investigadores, según DPA.

La organización intentó en varias ocasiones hacerse de armas con el objetivo de desestabilizar el orden público y después erigirse como un nuevo partido, señalaron. Los sospechosos fueron descritos como seguidores de Ordine Nuevo, organización clandestina terrorista de los años ’70.

Los arrestos se realizaron en las regiones centrales de Lazio y Los Abruzos; en Lombardía y Piamonte, en el norte; y Campania, en el sur. Se supo además que otras 31 personas están bajo investigación y decenas de viviendas han sido registradas.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.