Recuerdan el tsunami en Asia

Oraciones, lágrimas y solemnes homenajes ante las fosas comunes marcaron este viernes en Asia las ceremonias conmemorativas del tsunami que hace diez años dejó 220 000 muertos o desaparecidos y afectó a 14 países

Autor:

Juventud Rebelde

KHAO LAK, Tailandia, diciembre 26.— Oraciones, lágrimas y solemnes homenajes ante las fosas comunes marcaron este viernes en Asia las ceremonias conmemorativas del tsunami que hace diez años dejó 220 000 muertos o desaparecidos y afectó a 14 países del océano Índico.

Entre las víctimas se encontraban miles de turistas extranjeros, que en su mayoría aprovechaban las fiestas de fin de año para pasar las vacaciones en paradisíacas playas de la región. Buena parte de ellos pereció en las costas del sur de Tailandia: 5 300 víctimas en total en este país, de las cuales la mitad eran extranjeros.

Para este décimo aniversario muchos han regresado a los lugares de la catástrofe, en especial a Khao Lak, donde al caer la noche se congregaron centenares de hombres, mujeres y niños.

Cerca de un barco de la policía, lanzado por la ola dos kilómetros tierra adentro, y que hoy sirve de monumento conmemorativo de la tragedia, centenares de sobrevivientes y familiares de las víctimas portaban velas blancas. Bajo una tenue lluvia, guardaron un minuto de silencio, antes de que el sonido de una trompeta marcara el final de la ceremonia.

A miles de kilómetros de ahí, los homenajes en Indonesia, el país más afectado por el drama con 170 000 muertos, también fueron muy emotivos.

En Banda Aceh, la localidad más cercana al epicentro del sismo, las ceremonias comenzaron con el canto del himno nacional de Indonesia por un coro de hombres y mujeres en un parque de 20 hectáreas.

La catástrofe provocó al principio «conmoción, sufrimiento, miedo y confusión», afirmó el vicepresidente indonesio Yusuf Kalla, ante miles de personas. Pero luego «nos recuperamos y recibimos ayuda de forma extraordinaria, desde Indonesia y desde todas partes, y nuestro espíritu revivió», gracias a la enorme solidaridad mundial.

En Sri Lanka, país que perdió a 31 000 ciudadanos, tuvo lugar un acto de recordación.

También hubo ceremonias en Europa. Suecia, el país fuera de Asia más afectado por la catástrofe, recordó la tragedia  como un «traumatismo», según el jefe de Gobierno, Stefan Lofven, en una ceremonia solemne en la catedral de Upsala, a la que asistió la familia real, para rendir homenaje a las 543 víctimas mortales.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.