Clima constructivo en conversaciones migratorias Cuba-EE.UU. pese a diferencias (+Fotos y Videos)

Declararon sus respectivas posiciones los jefes de las delegaciones, Josefina Vidal y Edward Alex Lee

Autores:

Juana Carrasco Martín
Yurisander Guevara
Enrique Milanés León

Las diferencias sobre aspectos de las políticas migratorias no fueron obstáculos para que Cuba y Estados Unidos conversaran con fluidez y de manera respetuosa sobre el tema y evaluaran los acuerdos entre ambos países que datan de 1994 y 1995, por lo que al término de la ronda número 28 ambas partes emitieron declaraciones en las cuales reflejaron el compromiso de lograr migraciones legales, ordenadas y seguras.

Sin embargo, el subsecretario asistente del Buró de los Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, Edward Alex Lee, reiteró que Estados Unidos mantiene la Ley de Ajuste Cubano y la política conocida como pies secos-pies mojados, que estimula la migración ilegal, como fue señalado a su vez por Josefina Vidal Ferreiro, directora general de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Vidal Ferreiro, quien preside la delegación cubana, declaró a la prensa que aguardaba expectante los resultados del encuentro realizado en la mañana del miércoles, que la reunión se desarrolló en un clima respetuoso y constructivo y apuntó avances en algunos aspectos.

Informó a la prensa que en el intercambio se evaluaron las relaciones migratorias, incluyendo el cumplimiento de los acuerdos vigentes, entre ellos la emisión de no menos de 20 000 visas para emigrantes y para las visitas temporales de cubanos a Estados Unidos, sobre las que dijo había aumentado su número.

La delegación cubana expresó su satisfacción por la reciente realización de un encuentro técnico entre el Servicio de Guardacostas norteamericano y las Tropas Guardafronteras de Cuba en el que intercambiaron sobre medidas que contribuirán a una implementación más eficaz de los Acuerdos migratorios y de los Procedimientos de Búsqueda y Salvamento adoptados por ambos países.

Cuba reiteró «su preocupación» por la vigencia de la política de pies secos-pies mojados y la Ley de ajuste cubano, que «además de atentar contra la letra y espíritu de los Acuerdos migratorios, continúan siendo el estímulo principal a la emigración ilegal, al tráfico de emigrantes y a las entradas irregulares a Estados Unidos desde terceros países, de ciudadanos cubanos que viajan legalmente al exterior».

A pesar de ello, la delegación de Cuba reafirmó su disposición a mantener estas conversaciones, que ambas partes consideran un instrumento útil y necesario.

La representante cubana ratificó además la profunda preocupación de su país por la situación que enfrenta la Sección de Intereses de Cuba en Washington y en particular su oficina consular, porque medidas del bloqueo aplicadas desde hace casi un año les ha cerrado los servicios bancarios, lo que provoca, dijo en la comunicación a la prensa, «graves afectaciones a los servicios que debe prestar a los cubanos residentes en Estados Unidos y a los ciudadanos norteamericanos interesados en visitar Cuba».

La diplomática y jefa de la delegación de la Isla a estas conversaciones, respondiendo a preguntas de los periodistas, apuntó que pudieron evaluar avances en la comprensión y la colaboración de ambos países para evitar la emigración ilegal y el fraude migratorio —para lo que Cuba propuso un encuentro técnico entre expertos en los próximos meses— y en la identificación de los problemas que persisten y atentan contra los Acuerdos.

En este punto señaló que no están siendo devueltos todos los inmigrantes ilegales interceptados en alta mar, lo que es contrario a lo acordado y también rechazó la política que alienta que profesionales y técnicos cubanos de la Salud en terceros países emigren a Estados Unidos, lo que calificó de práctica censurable de robo de cerebros.

Ley de Ajuste...todavía es más fuerte que el diálogo

Por su parte, el subsecretario asistente del Buró para asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, Edward Alex Lee, quien presidió la delegación de su país a la ronda de conversaciones migratorias con Cuba, reconoció que EE.UU. no pretende derogar la Ley de ajuste cubano, principal obstáculo a un flujo migratorio ordenado.

Pese a considerar que los debates en estas conversaciones migratorias reflejan el compromiso de ambos países en lograr migraciones legales y ordenadas y seguras, el jefe de la delegación estadounidense admitió que en la segunda parte de diciembre se registró un aumento de la migración ilegal. Ello concuerda con el planteamiento de Cuba de que la Ley de ajuste cubano estimula tal práctica.

Aunque se espera que el proceso de construir las relaciones diplomáticas sea largo y complejo, tal vez muy pocos esperaban una defensa tan explícita, por los delegados estadounidenses, de una ley que, además de muertes incontables, ha generado desorden e incertidumbre en ambos lados.

«Le hemos comunicado al Gobierno cubano que el Gobierno de Estados Unidos está totalmente comprometido a mantener la Ley de ajuste cubano y la política de pies secos-pies mojados», declaró Alex Lee, quien añadió que dicha Ley «sigue guiando la política migratoria de los Estados Unidos hacia Cuba».

El jefe de la representación de EE.UU. refirió además la demanda de su país de que Cuba permita el retorno de los llamados «excluibles», migrantes de la Isla que, por alguna razón, no reúnen los requisitos del Gobierno de Estados Unidos para permanecer en la nación norteña. Un mayor ordenamiento migratorio, que permitiera un tránsito no anárquico —como el que propicia la Ley de ajuste— evitaría esa situación, pero aún el Gobierno de EE.UU. prefiere atacar consecuencias en lugar de prever bilateralmente las dificultades.

No obstante esos obstáculos, el funcionario estadounidense comunicó el compromiso de las dos partes, bajo los Acuerdos migratorios, de asegurar la migración segura, legal y ordenada y destacó que acordaron revisar regularmente la aplicación de estos Acuerdos.

Sin ocultar las intenciones esenciales de su Gobierno, el funcionario vinculó tales pasos al propósito de cambiar el ordenamiento sociopolítico decidido por los cubanos, en tanto señaló que ello «es congruente con nuestros intereses (los de Washington) en promover mayores libertades y un mayor respeto de los derechos humanos en Cuba».

Alex Lee afirmó que, a pesar de que hay diferencias entre ambos países, los Estados Unidos y Cuba pueden encontrar oportunidades para seguir trabajando en temas de interés mutuo, así como seguir un diálogo respetuoso y profundo.

El jefe de la delegación norteamericana a esta ronda de conversaciones migratorias declaró que su país espera con satisfacción continuar viendo avances sobre los temas tratados en el día de hoy.

Los Acuerdos migratorios fueron adoptados el 9 de septiembre de 1994 y el 2 de mayo de 1995, y la de hoy ha sido la octava ronda de evaluación de sus cumplimientos realizadas durante el Gobierno de Barack Obama, cuando en 2009 se reanudaron tras la interrupción de esos diálogos en 2004, mientras George W. Bush, hijo, ocupaba la Casa Blanca.

En 2011, nuevamente fueron interrumpidas estas rondas de conversaciones por decisión de la administración estadounidense, y tras 30 meses, en julio de 2013 volvieron a reanudarse. Habitualmente se realizan dos veces al año y en esta ocasión están encabezadas las delegaciones a un alto nivel del Minrex y del Departamento de Estado.

Lea también:

Llama Obama a trabajar para poner fin al bloqueo este año

Alocución del Presidente cubano Raúl Castro, el 17 de diciembre de 2014

Discurso del presidente Barack Obama, el 17 de diciembre de 2014

Fotos: Roberto Suárez

Edward Alex Lee, subsecretario asistente del Buró para Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado.

Delegaciones de Cuba y Estados Unidos en la Sala 5 del Palacio de Convenciones.

Delegación cubana, encabezada por Josefina Vidal, directora general de Estados Unidos en el Ministerio de Relaciones Exteriores.

El subsecretario asistente del Buró de los Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, Edward Alex Lee, encabeza la delegación de Estados Unidos.

Videos relacionados

Cuba y Estados Unidos inician conversaciones en La Habana

Declaraciones: Cuba y Estados Unidos conversan sobre tema migratorio

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.