En nuestros diplomáticos va el compromiso de los más jóvenes

La profesionalidad, patriotismo y juventud apreciada en la delegación cubana que intercambió con EE.UU. no pasó inadvertida a nuestro pueblo

Autor:

Enrique Milanés León

Como esperaba nuestro pueblo, el espacio televisivo Mesa Redonda analizó este viernes  los resultados de los dos días de conversaciones oficiales entre delegaciones de Cuba y Estados Unidos, dedicadas a discutir cuestiones del restablecimiento de relaciones diplomáticas entre ambos países, temas de interés bilateral y cooperación y asuntos migratorios.

Acompañaron a Randy Alonso en el panel Yuri Gala López, director de Temas bilaterales de la Dirección General de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores, así como los periodistas Rosa Miriam Elizalde Zorrilla, editora de Cubadebate, y Oliver Zamora Oria, del Sistema informativo de la Televisión Cubana.

Yuri Gala López comentó que la delegación cubana concibió desde el principio la reunión sobre el restablecimiento de relaciones como un paso hacia la normalización bilateral, un proceso largo y complejo. «Se trató de una reunión en un clima profesional, respetuoso y constructivo» dirigida a definir los pasos requeridos para formalizar la decisión de los presidentes de Cuba y de Estados Unidos el 17 de diciembre, afirmó.

El joven diplomático sostuvo que para la delegación cubana fue importante enfatizar elementos como el respeto a los principios del Derecho Internacional refrendados en la Carta de la ONU y las Convenciones de Viena sobre relaciones diplomáticas y consulares, como garantía del respeto recíproco y de evitar injerencias.

El Director de Temas bilaterales de la Dirección General de EE.UU. del Minrex destacó que, por su carácter, esta reunión fue novedosa, pero insistió en elementos que Cuba no podía obviar: «Sería difícil explicar que se ha producido restablecimiento de relaciones mientras Cuba siga en la lista de patrocinadores del terrorismo internacional, en la que se nos incluyó de manera injusta desde 1982», afirmó antes de recordar que el terrorismo organizado en territorio estadounidense ha dejado en Cuba miles de muertos, heridos e incapacitados.

Además, refirió que para restablecer relaciones y abrir embajadas es necesario resolver la situación bancaria de nuestra Sección de Intereses en Washington, que por casi un año ha carecido de un banco para operaciones normales.

En relación con el más largo proceso de normalización, Yuri Gala López ratificó que es clave que Estados Unidos levante el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto a Cuba. «Las recientes medidas de Obama fueron un paso hacia la dirección correcta, pero se mantiene el bloqueo, y la normalización requiere su levantamiento», consideró.

En otros elementos complejos, el diplomático incluyó las compensaciones al Estado y al pueblo cubanos por los daños sufridos por parte de los Gobiernos estadounidenses, además de la reclamación de fondos y activos cubanos congelados en virtud del bloqueo.

Rosa Miriam Elizalde se refirió al carácter histórico de esta ronda de diálogos. «Fue extraordinario ver la coincidencia de las expresiones de ambas delegaciones, aun cuando reconocen grandes diferencias», señaló la periodista, que también elogió la retórica «muy respetuosa en ambas delegaciones».

Elizalde ponderó la profesionalidad de los diplomáticos cubanos y se congratuló de que hayamos asistido a un «diálogo entre iguales, sin la concepción irrespetuosa y agresiva», que otras veces se ha apreciado en los representantes norteamericanos.

Oliver Zamora Oria consideró que, tras una relación marcada por tensiones provocadas por los Gobiernos de Estados Unidos, la mayor cantidad de medidas a tomar están por parte de la administración de ese país y agregó que excluir a Cuba de la lista de patrocinadores del terrorismo es un asunto moral. «Ya nadie puede creer que Cuba sea un peligro para la seguridad nacional de ese país», afirmó.

Yuri Gala López reconoció como alentadora y justa la decisión del presidente Obama de revisar la permanencia de Cuba en esa lista. Sobre las conversaciones dedicadas a temas migratorios, el diplomático afirmó que se dio continuidad a encuentros anteriores y se discutieron problemas ya identificados y otros nuevos.

En un ambiente que calificó como «constructivo», Cuba reconoció el cumplimiento de EE.UU. en el otorgamiento de no menos de 20 000 visas anuales a emigrantes cubanos y el incremento de visas a cubanos para visitas a EE.UU. Además, Cuba informó sobre la satisfactoria marcha de la implementación de medidas de su política migratoria.

Las dos delegaciones, dijo Gala López, intercambiaron sobre el incremento de cooperación y comunicación entre agencias de ambos países que enfrentan la emigración ilegal, el contrabando de personas y el fraude de documentos. Hubo coincidencias en los buenos resultados de la relación de las Tropas Guardafronteras cubanas y el Servicio de Guardacostas de EE.UU., cuya continuidad permitirá elevar la eficacia contra acciones ilegales, detalló.

El representante diplomático cubano resumió las divergencias entre ambos países, entre las cuales destaca la permanencia de la Ley de Ajuste cubano y de la política de pies secos-pies mojados, que contradicen la letra y el espíritu de los Acuerdos migratorios. Además, señaló la incongruencia de que no sean devueltos a Cuba determinados emigrantes ilegales.

Además, Gala López identificó como tema sensible el aliento norteamericano a profesionales y técnicos cubanos de la salud a abandonar sus misiones en terceros países, práctica de robo de cerebros que priva a otros países de recursos humanos vitales. «Ello no se corresponde con el nuevo contexto bilateral», afirmó el diplomático.

Los panelistas comentaron la conferencia de prensa ofrecida este viernes por la secretaria asistente para Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado de Estados Unidos, Roberta Jacobson, jefa de la delegación de ese país a la Ronda de Conversaciones.

Rosa Miriam Elizalde refirió que, en ese encuentro, la funcionaria defendió el programa de parole establecido desde el 2006 por la Casa Blanca. «Ello contradice —dijo la periodista— el discurso norteamericano con la supuesta buena voluntad» que manifiestan.

«La Secretaria asistente dijo que su Gobierno no tiene planes de cambiarlo y que refleja la perspectiva y soberanía de Estados Unidos. Es incongruente», concluyó. El diplomático, por su parte, aludió a las diferencias en las concepciones del ejercicio de soberanía, democracia y derechos humanos entre ambos países y se refirió a la propuesta de Cuba de sostener con EE.UU. un diálogo respetuoso.

El moderador, Randy Alonso Falcón, reflexionó sobre el cambio de táctica, pero con el mismo objetivo estratégico, de EE.UU. en relación con Cuba, ante lo cual, Gala López recordó que nadie puede pretender que Cuba renuncie a sus principios para normalizar relaciones con otro país.

«No negociamos el levantamiento del bloqueo por cambios internos en nuestro país», sostuvo, y alegó sentirse orgulloso de sus compañeros. «Nuestra delegación reafirma los valores de la Revolución y el compromiso de las generaciones más jóvenes», concluyó.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.