Israel sugiere la eterna ocupación de Palestina

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, cerró la posibilidad de una solución negociada del conflicto con los palestinos al negar, en una declaración que circula este lunes, tener intención de finalizar la ocupación de Palestina

Autor:

Juventud Rebelde

TEL AVIV, marzo 9.— El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, cerró la posibilidad de una solución negociada del conflicto con los palestinos al negar, en una declaración que circula este lunes, tener intención de finalizar la ocupación de Palestina.

La comunicación del Likud, partido de Netanyahu, afirma que «no habrá retirada ni concesiones» y argumenta que «cualquier territorio que entreguemos será ocupado por extremistas islamistas», lo que desestima, bajo ese pretexto, la creación de un Estado palestino.

La afirmación sigue a la publicación en medios israelíes de reportes según los cuales seis años atrás el Primer Ministro negoció en secreto una solución pacífica al conflicto basado en el principio de paz por tierra, aceptado incluso por Estados Unidos, principal aliado de Tel Aviv, recoge PL.

Netanyahu, que está inmerso en una campaña para los comicios adelantados de la semana próxima, se apresuró a negar esos reportes. Se sospecha que los informes de prensa fueron filtrados por sectores extremistas de la coalición Likud, más a la derecha aún que el Primer Ministro.

La agencia AP publicó declaraciones del vocero de Likud, Elie Bennett, quien señaló que el discurso de Netanyahu de 2009, en el que apoyó la idea de crear un Estado palestino vecino de Israel, «no es relevante» en la realidad actual.

Saeb Erekat, jefe de negociaciones palestino, dijo que el Primer Ministro israelí está utilizando el conflicto regional como excusa. «Netanyahu reveló su cara real», dijo Erekat, antes de añadir que «desde 1993 ha trabajado duro por la destrucción de una alternativa de paz y la solución de la existencia de dos Estados», agregó AP.

El jefe de Gobierno convocó a los comicios tras cesantear a la ministra de Justicia Tzipora Livni y al de Finanzas Yair Lapid, quienes se opusieron sistemáticamente a su política, en especial a la intención de Netanyahu de declarar a Israel un Estado judío, impugnada por el presidente Reuven Rivlin, también miembro de Likud.

La actual declaración de Netanyahu cuestiona la utilidad práctica del reinicio de conversaciones de paz con los palestinos en julio de 2013, patrocinadas por el secretario de Estado norteamericano John Kerry y clausuradas el verano pasado por falta de voluntad negociadora de Israel.

La campaña electoral israelí está en su apogeo y los sondeos muestran un empate técnico entre Likud y su principal opositor de la Unión Sionista, Yitzhak Herzog, apoyado por la agrupación Hatnua, dirigida por Tzipi Livni.

Los comentarios de Netanyahu forman parte de su búsqueda de simpatías entre los electores de línea dura de cara a las elecciones y son un mal augurio para futuras pláticas de paz en caso de que sea reelecto.

El panorama político puede apreciarse además en la postura de Avigdor Lieberman, actual ministro de Exteriores, quien acaba de pedir la decapitación de todos los árabes que vivan en Israel y se opongan a las políticas sionistas de Tel Aviv.

«Con respecto a los que están contra nosotros… debemos levantar un hacha y decapitarlos. De otro modo, no sobreviviremos aquí», dijo Lieberman en una frase nada apropiada en un Canciller.

Lieberman, que lidera el partido Yisrael Beitenu, hizo estas declaraciones durante un evento de campaña. En reiteradas ocasiones el político ha llamado a tomar duras medidas contra los árabes que viven en los territorios ocupados, a quienes llama «terroristas» debido a que ellos expresan su solidaridad con los palestinos, informa Al Manar TV.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.