Avión de Germanwings: copiloto podría haber tenido «la voluntad de destruir» la aeronave - Internacionales

Avión de Germanwings: copiloto podría haber tenido «la voluntad de destruir» la aeronave

Después de que el comandante saliera de la cabina, «el copiloto quedó al mando» y accionó el mecanismo de descenso, señaló el fiscal, aunque descartó por el momento un «atentado terrorista»

Autor:

Juventud Rebelde

MARIGNANE, Francia, marzo 26.— El copiloto del avión que se estrelló en Francia estaba solo en la cabina cuando accionó el mecanismo de descenso, probablemente con «la voluntad de destruir» el aparato, dijo este jueves el fiscal, que descartó por el momento un «atentado terrorista», según AFP.

Después de que el comandante saliera de la cabina, «el copiloto quedó al mando» y accionó el mecanismo de descenso, dijo Brice Robin, fiscal a cargo del  caso en una conferencia de prensa en Marignane (sur), en la que ofreció los  primeros detalles del análisis de una de las cajas negras.

El copiloto, fue identificado como Andreas Lubitz, un ciudadano alemán de  28 años que no estaba fichado como terrorista.

«Por abstención voluntaria, no abrió la puerta de la cabina al comandante»,  que había salido momentáneamente de la cabina, señaló Robin.

El copiloto, solo en la cabina, «accionó el mecanismo para descender, por  razones que todavía ignoramos pero que pueden ser interpretadas como que  probablemente tenía la voluntad de destruir el avión», dijo el fiscal.

«No había ninguna razón para impedir que el comandante a bordo volviera a  la cabina», explicó el fiscal.

El fiscal dijo además que en los últimos instantes de la grabación se  escuchan gritos, pero que, al estrellarse el avión, la muerte de los 150  ocupantes fue «instantánea».

El copiloto «estaba capacitado y era apto para comandar un avión», precisó  el fiscal quien especificó que trabajaba desde algunos meses y tenía una centena de horas de vuelo en su haber.

Alemania comienza a poner rostros a sus muertos en el accidente aéreo

Estudiantes, profesores, un bombero, dos cantantes de ópera, aficionados al fútbol,... Alemania ha comenzado a poner rostro a algunos de sus compatriotas muertos al estrellarse el avión de Germanwings en el que regresaban a casa el martes desde Barcelona, reportó EFE.

En un país habituado a guardar duelo en la intimidad, se van conociendo a cuenta gotas detalles de las víctimas, más de cincuenta procedentes del estado federado de Renania del Norte Westfalia, a cuya capital, D sseldorf, se dirigía el Airbus 320 de la filial de bajo coste de Lufthansa siniestrado en los Alpes franceses.

Con 16 estudiantes de entre 15 y 16 años y dos profesoras muertos, el instituto Joseph Knig de la pequeña localidad de Haltern am See, de 37.000 habitantes, se ha convertido en el símbolo del drama, rodeado de velas encendidas y mensajes de recuerdo a los compañeros muertos.

Junto a ellos, en el vuelo 4U 9525 viajaban Larissa, monitora de gimnasia de 21 años, así como dos amigos y compañeros de equipo de fútbol, Christopher, de 26 años, y Sebastian, de 24, cuyas últimas fotos de vacaciones en Barcelona publica hoy el popular diario Bild.

Eran sus primeras vacaciones los tres juntos, ochos días en la capital catalana con el objetivo de conocer la noche barcelonesa y asistir al partido entre el Barcelona y el Real Madrid en el Camp Nou.

También habían cogido ese avión dos cantantes líricos, el barítono de origen kazajo Oleg Bryjak y la contralto María Radner, con su marido y su hijo pequeño, que volvían a D ssledorf tras haber actuado en la ópera «Siegfried» programada en el Gran Teatro del Liceo.

Ambos tenían previsto actuar este verano en Festival Richard Wagner de Bayreuth (Baviera), que se ha mostrado «consternado y lleno de tristeza» por la pérdida de los dos artistas.

Sven Fischenich, de 34 años, casado y con un hijo, regresaba también de unos días de trabajo en Barcelona con su empresa; el joven es hoy recordado por sus compañeros de las brigadas voluntarias de bomberos de Wesseling, localidad de unos 35.000 habitantes, que muestran en su página web la foto de su camarada y han abierto un libro para recoger las condolencias de los vecinos.

Varias empresas alemanas, como Bayer o Henkel, han confirmado también que en avión siniestrado viajaban trabajadores suyos.

El Bild publica también la fotografía de Manfred J., un profesor de diseño de la Universidad de Dortmund de 66 años, y de su mujer Sabine, pasajeros del mismo vuelo; y las instantáneas familiares de Sahscha S. y Maria R., una pareja de Wuppertal que volvía a D sseldorf con su hijo Feliz, de año y medio,

Según los datos facilitados hasta el momento por la dirección de Germanwings, 72 de las 150 personas que viajaban en el A320 que se estrelló en los Alpes tienen la nacionalidad alemana.

España, con 50 nacionales fallecidos, según el Gobierno español, es el segundo país con más víctimas mortales, entre las que hay también tres ciudadanos de Estados Unidos, Reino Unido, Kazajistán, Argentina, Australia, Colombia, México, Irán, Venezuela, Japón, Holanda, Dinamarca, Bélgica e Israel.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.