Prosigue identificación de víctimas en Francia del Airbus 320

Militares alpinistas guían la recuperación de los efectos personales, los cuales pueden contribuir a la identificación. A inicios de la semana pasada concluyó la recuperación de los cuerpos de las víctimas

Autor:

Juventud Rebelde

PARIS, abril 6.— La investigación del accidente de aviación ourrido el 24 de marzo en los Alpes franceses prosigue hoy con la recogida de trozos de fuselaje y la identificación de las víctimas, destaca PL.

El aparato, un Airbus 320 de la compañía alemana Germanwings, con 150 personas a bordo (6 de la tripulación), se estrelló cuando realizaba el trayecto entre Barcelona (España) y Düsseldorf (Alemania).

A inicios de la semana pasada concluyó la recuperación de los cuerpos de las víctimas. La apertura de una vía terrestre aceleró las labores de recuperación de los restos.

También trascendió que militares alpinistas guían la recuperación de los efectos personales, los cuales que pueden contribuir a la identificación.

El presidente François Hollande prometió una identificación rápida de las víctimas. Sin embargo, hace apenas unos días fuentes cercanas a las pesquisas dijeron que este proceso podría tardar varios meses.

Los especialistas también prosiguen el examen de la segunda caja negra. Los resultados de los primeros análisis del dispositivo sugirieron la acción voluntaria del conductor de iniciar el descenso de la nave.

«Una primera lectura hace aparecer que el piloto presente en la cabina utilizó el piloto automático para emprender el descenso hacia una altitud de 100 pies y luego, varias veces durante el descenso, modificó el piloto automático para aumentar la velocidad del avión en descenso», según un comunicado conocido aquí.

El material, emitido por la Oficina de Investigaciones y Análisis para la Seguridad y la Aviación Civil de Francia, apunta que los «trabajos continúan para establecer el desarrollo factual preciso del vuelo».

La segunda caja negra, encontrada el jueves último, debe contener 500 parámetros registrados, entre ellos la velocidad, la altitud, el régimen motor, la acción de piloto sobre los mandos y los diferentes modos de pilotaje, acorde con fuentes cercanas a la investigación.

La primera, que graba los sonidos y conversaciones en la cabina de pilotaje, fue hallada el mismo día de la tragedia.

Si bien no se han determinado las causas de lo ocurrido, no se descarta ninguna teoría: avería técnica, error de pilotaje, atentado terrorista. El avión perdió casi diez kilómetros de altitud en ocho minutos, sin que se emitiera en ese tiempo ninguna señal de socorro.

Los investigadores creen que el copiloto, cuando estuvo sólo en la cabina, accionó voluntariamente el botón para que la nave descendiera y se estrellara. Dicha teoría es vista como la más probable, por el momento.

Mientras, continúan las revelaciones divulgadas por medios de prensa sobre la personalidad del copiloto alemán Andreas Lubitz, de 28 años.

Los datos más recientes indican que la aerolínea alemana Lufthansa, de la que Germanwings es subsidiaria, no informó a las autoridades del tráfico aéreo de los transtornos psíquicos que padeció Lubitz.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.