Hoy tenemos un continente en rebeldía que quiere forjar su autodeterminación

Así afirmó el presidente de Bolivia Evo Morales al intervenir en la VII Cumbre de las Américas que tiene lugar en Panamá

Autor:

Juventud Rebelde

«Es hora de que el gobierno de Estados Unidos no solo escuche la voz de nuestros pueblos, sino la voz de su pueblo, que debe estar cansado de tantas guerras, de enterrar tantos muertos. Es hora de que aprenda que debemos vivir en paz y con respeto». Ese fue el llamado que hiciera el presidente de Bolivia, Evo Morales, al intervenir en la VII Cumbre de las Américas que tiene lugar en Panamá.

«Estados Unidos debe dejar los discursos de doble moral para el pasado, de usar las amenazas, el miedo, las políticas de terror, los condicionamientos de toda naturaleza. Estados Unidos debe dejar de comportarse como imperio. Comportémonos todos como estados democráticos y soberanos», enfatizó el líder latinoamericano.

Afirmó Morales que no puede expresarse de otro modo cuando entre Estados Unidos y América Latina y el Caribe cuando en todos estos años ha habido más historias de fracaso que de éxito entre el imperio del norte y los países de la región.

«Nuestra memoria está cargada, dijo, de espisodios de intervenciones armadas, de invasiones, de imposiciones dominantes y de agresiones constantes. No olvidemos nunca la anexión de Estados Unidos a parte del territorio de México, ni las intervenciones armadas en Guatemala, Nicaragua, Barbados, Panamá…

«Estados Unidos ha sido el primer promotor del mundo de las dictaduras militares y de los golpes de Estado, históricamente su mirada imperial sobre América Latina y el Caribe ha sido  de desprecio y subestimación, de superioridad política, económica y tecnológica. Es la mirada del colonizador sobre el colonizado, del invasor sobre el invadido, del águila sobre su presa indefensa».

Enfatizó el presidente Evo Morales que a pesar de los más de 200 años de la independencia que han transcurrido, ese país continúa viendo a esta parte del mundo no solo como su patio trasero, sino como su patriomonio. «Con el discurso de la seguridad internacional, nos ha clasificado entre buenos y malos. Los países malos somos los que respondemos con ideas, con dignidad; los que nacionalizamos los recursos nacionales, los servicios básicos; los que ponemos freno a la arrogancia de los embajadores norteamericanos.

«Somos malos porque echamos del país a las agencias de cooperación que explotan, a las agencias de inteligencia que trabajan encubiertas, porque defendemos nuestra soberanía económica y política.

«¿Qué han hecho América Latina y el Caribe para merecer castigo imperial, para merecer la injerencia de Estados Unidos en nuestros asuntos internos?  ¿Qué hemos hecho para ser tratados como si fuéramos esclavos en nuestros propios territorios? Solo pelear por nuestra independencia. Nunca hemos declarado la guerra a Estados Unidos, jamás hemos intentado quedarnos con parte de su terrirtotio, en ninguna circunstancia hemos violado su soberania. Entonces, ¿por qué nos trata como a enemigos?

«Pero América Latina y el Caribe han cambiado para siempre. Hemos dejado de ser la región obediente, disciplinada, doblegada y sumisa. Hoy tenemos un continente en rebedía, que quiere forjar su autodeterminación, ya no somos los gobiernos títeres del pasado que hacían lo que les decían. Hoy deciden nuestros pueblos. Hoy somos una fuerza vigorosa e incontenible que dice lo que piensa y hace lo que dice.

«No queremos decretos que nos declaren como amenaza para Estados Unidos, no queremos que nos vigilen, que nos pinchen nuestros celulares o que secuestren nuestros aviones presidenciales. Queremos vivir en paz, déjennos vivir en paz. Los invitamos dialogar y a vivir en paz, que es menos costoso que vivir en guerra perpetua. Las guerras solo siembran más violencia y discordia».

Morales llamó al presidente Obama a que evite convertir al mundo en un campo de batalla, a que no tome como enemigos a «aquellos que quieren ser solidarios, los que luchan por ideales nobles, los que salvan vidas, los que curan enfermedades,  los que alivian el dolor de la gente. Las guerras solo benefician a la tiranía financiera, a la gran industria armamentista, deje de destruir civilizaciones enteras, de perseguir fantasmas, de gastar tanto sin resultados.

«¿De qué democracia y libertad puede hablar el gobierno de Estados Unidos si cada día viola los derechos humanos de millones de ciudadanos en el mundo,  si la tortura es un método común aplicado por sus agencias de inteligencia y la pena de muerte todavía está vigente? ¿De qué democracia y libertad puede hablar cuando convierte al pueblo de Venezuela en una supuesta amenaza para su soberanía nacional? El pueblo de Venezuela ni ningún país de América Latina y el Caribe constituyen una amenaza para nadie. Nuestras armas de combates son la solidaridad, la justicia, la igualdad, la ideas. Luchamos para que nuestros ciudadanos gocen de su condición de seres humanos.

«¿De qué democracia puede hablar el gobierno de Estados Unidos si patrocina actos terroristas en diversas partes del mundo? No se exporta la democracia cuando se produce la mayor cantidad de armas para la destrucción de la Humanidad, cuando manda miles de marines armados a nuestro continente para adoctirnar a soldados para que luchen contra nuestros pueblos, cuando la Cuarta Flota Naval navega desafiante en el Pacífico, cuando aplica leyes extraterritoriales, cuando tiene cuestiones territoriales pendientes con Cuba y Puerto Rico.

«¿De qué democracia puede hablar el gobierno de Estados Unidos cuando bloquea de manera cruel a un pueblo que solo quiere vivir en paz y ser solidario como Cuba? Obama no tiene que ayudar sino resarcir los daños que el gobierno de Estados Unidos le ha provocado por más de 50 años».

Para finalizar su intervención, Morales convidó a su homólogo a que convirtiera su país en una verdadera república demócrata en lugar de seguir haciendo la guerra por el mundo.

«Preocúpese por el millón de ciudadanos que vive en la extrema pobreza dentro de su propio país, por controlar los millones de armas que circulan impunemente por su territrio y matan personas inocentes,  por los millones de consumidores de drogas que requieren tratamiento y terapia en un estado social de derecho; por eliminar el racismo y la discrimanación contra sus hermanos...

«Presidente Obrama, le pido que deje de seguir expulsando inmigrantes indefensos que solo buscan trabajo en su país, mientras alberga a asesinos, terroristas confesos, de corruptos, de separatistas, delicuentes. Si Estados Unidos es una de las potencias del mundo que libere a América Latina y el Caribe para que sea un continente modelo de paz y con justicia social», apuntó.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.