Genocidios de ayer y de hoy (+ Fotos)

En 1915, el terrible genocidio armenio sacudió a la humanidad. Un siglo después, las atrocidades continúan: pueblos y grupos étnicos están en serio riesgo de exterminio debido a los conflictos que se producen en diferentes partes del mundo

Autor:

Juventud Rebelde

Este 24 de abril, el pueblo armenio conmemoró el genocidio de millón y medio de connacionales que murieron a manos del Imperio Otomano, actual Turquía, entre 1915 y 1922, destacó AVN.

El acto, realizado en las adyacencias de un monumento que fue levantado en honor a las víctimas en la capital armenia, Ereván, contó con la presencia de diplomáticos y jefes de Estado de 60 países, entre los que se encontraban Vladimir Putin, quien ratificó la solidaridad de Rusia con los afectados y exhortó a la aprobación de acuerdos internacionales para evitar que vuelvan a ocurrir eventos de este tipo.

En abril de este año, el Papa Francisco calificó la masacre armenia como el primero de los tres grandes genocidios ocurridos en el siglo XX. Ante esas declaraciones, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, negó nuevamente la responsabilidad de su país sobre la tragedia y alegó que no existen pruebas para responsabilizar a los turcos otomanos.

Armenia, representada actualmente por el presidente Serge Sargsián, exige el reconocimiento por parte del gobierno turco sobre el genocidio, lo que lo obligaría a asumir las responsabilidades de los hechos indemnizando a los familiares de las víctimas, puesto que los responsables directos ya han fallecido y no es posible sancionarlos.

Hasta la fecha una veintena de países han reconocido la masacre, entre ellos: Venezuela, Uruguay, Argentina, Francia, Suecia y Rusia, mientras que otros como Reino Unido, Alemania y Estados Unidos continúan banalizando los hechos.

La madrugada del 24 de abril de 1915, 254 intelectuales y ciudadanos armenios fueron sacados de sus hogares y ejecutados por el grupo que recién asumía el mando del entonces Imperio Otomano, el Partido Unión y Progreso de los Jóvenes Turcos.

Genocidios de hoy

Los yazidíes en Irak

La minoría yazidí es perseguida con especial crueldad por los yihadistas del Estado Islámico, intolerables hacia cualquier persona que no se ajuste a su ideología sunita salafista, informa «The Independent». Al apoderarse de la ciudad iraquí de Sinjar, los islamistas obligaron a miles de familias yazidíes a huir a las montañas, donde muchos murieron de hambre y sed. Los hombres de esta minoría religiosa kurda fueron sumariamente ejecutados y las mujeres convertidas en esclavas sexuales.

Según un informe de la ONU del año pasado, el EI pudo haber cometido «crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad y genocidio» con la intención de «destruir a los yazidíes como grupo».

Los no sunitas bajo el control del Estado Islámico

La ideología salafista sunita del EI considera enemigos a los musulmanes chiítas, cristianos, asirios y todas las demás minorías que se encuentran en su camino para establecer un califato. En todas las regiones donde opera el grupo terrorista, estos grupos y otros se han enfrentado a una forzada conversión, persecución y muerte.

Un informe de Amnistía Internacional encontró una limpieza étnica de «escala histórica», refiriéndose a los ataques sistemáticos de «las comunidades musulmanas no árabes y no sunitas, matanza y secuestro de cientos, posiblemente miles, de personas, y la obligación a más de 830.000 personas a huir de las zonas que tienen controladas desde el 10 junio de 2014».

Los rohingya en Birmania

La organización Genocide Watch declaró una situación de emergencia en el estado de birmano de Rajine, donde se cree que vive alrededor de un millón de miembros de esa minoría. Los rohingya son una minoría étnica musulmana indígena de Birmania, que se enfrenta a una discriminación religiosa y étnica sistemática.

Birmania, un país predominantemente budista, les niega la ciudadanía, al igual que Bangladés. En los últimos tres años, los ataques por parte de budistas han dejado cientos de rohingyas muertos y 140.000 atrapados en campamentos, en los que viven sin acceso a una atención sanitaria adecuada, educación o empleo.

Los kachines en Birmania

Otro grupo étnico víctima de la violencia genocida en Birmania son los kachines. El Ejército para la Independencia de Kachín (KIA, por sus siglas en inglés) está luchando en el Estado homologo, con una población de mayoría cristiana, contra el gobierno de los budistas.

En junio de 2011, un acuerdo de paz de 17 años se interrumpió y los combates entre el KIA y el gobierno birmano no paran desde entonces. La situación de seguridad allí sigue siendo tensa, con una gran presencia de tropas del Ejército birmano, minas terrestres, y continuos abusos presuntamente cometidos por las fuerzas gubernamentales, incluyendo violaciones y asesinatos.

Los no musulmanes en Nigeria, controlada por Boko Haram

La facción islamista Boko Haram, que lucha para establecer un califato en el norte de Nigeria, tiene como blanco a los cristianos y otras minorías en interminables ataques terroristas, masacres y secuestros.

El líder de Boko Haram, Abubakar Shekau, ha declarado la yihad contra el cristianismo en Nigeria y se comprometió a atacar a la policía y funcionarios del gobierno. Genocide Watch ha puesto a Nigeria en su lista de «emergencia» de los países en riesgo de genocidio.

Musulmanes y cristianos en la República Centroafricana

Tanto la ONU como funcionarios franceses han advertido del riesgo de genocidio por ambas partes de un conflicto permanente. Las milicias cristianas de autodefensa anti-Balaka cometen abusos contra las comunidades musulmanas minoritarias, mientras que la coalición rebelde mayormente musulmana, Seleka, también es acusada de graves abusos contra los cristianos.

A finales de 2014, miles de civiles habían sido asesinados por ambos bandos y más de 800.000 personas fueron desplazadas de sus hogares. Muchas de ellas huyen a países vecinos como refugiados.

Los dinka y los nuer en Sudán del Sur

Una disputa entre el presidente Salva Kiir y el vicepresidente Riek Machar, devino rápidamente en diciembre de 2013 en un conflicto abierto entre las fuerzas dinkas controladas por el Gobierno y la etnia nuer.

De acuerdo con Human Rights Watch, a raíz de los combates el pueblo étnico nuer fue sometido a asesinatos selectivos, registros de casas, detenciones masivas, detenciones ilegales, malos tratos y torturas.

En uno de los peores incidentes registrados, las fuerzas gubernamentales detuvieron en diciembre de 2013 entre 200 y 400 hombres nuer y los masacraron. En abril pasado, las fuerzas opositoras tras atacar la ciudad de Bentiu sacrificaron a cientos de civiles.

(Con información de RT y AVN)

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.