¿Por qué el Primero de Mayo? - Internacionales

¿Por qué el Primero de Mayo?

Cada año, durante esa jornada, desfilan millones de personas en todo el mundo, la mayoría en demanda de reivindicaciones ajenas a la realidad cubana de hoy

Autor:

Juan Morales Agüero

El Primero de Mayo es la fecha escogida por el proletariado mundial para celebrar el Día Internacional de los Trabajadores. Cada año, durante esa jornada, desfilan millones de personas en todo el mundo, la mayoría en demanda de reivindicaciones ajenas a la realidad cubana de hoy, donde la clase obrera constituye un sólido pilar de la Revolución.

Desde los tiempos de la Revolución Industrial, los obreros comenzaron a ser sistemáticamente reemplazados por las máquinas. A partir de entonces, el movimiento obrero internacional inició una activa lucha por recuperar sus derechos y por mejores condiciones de trabajo.

Las manifestaciones en Estados Unidos llegaron al límite cuando el Primero de Mayo de 1886, en la ciudad de Chicago, un grupo de dirigentes y trabajadores anarquistas protagonizaron una huelga masiva para reclamar que las jornada laboral fuera de ocho horas.

Hubo enfrentamientos con la policía y con un grupo privado de seguridad al servicio de los industriales y empresarios: la compañía Pirketon. La sangrienta represión causó varios muertos y medio centenar de heridos. Aquellas personas fueron juzgadas en un bochornoso proceso judicial. Los jueces fueron nombrados fraudulentamente y se condenó sin pruebas a los principales líderes. Años después, se les llamó Los Mártires de Chicago.

El Primer Congreso de la Internacional Socialista, reunido en París, la capital de Francia, decidió declarar el Primero de Mayo de 1889 Día mundial de la lucha obrera, en conmemoración de la masacre de Chicago. Un año después, obreros de todas partes del mundo manifestaron por primera vez el Día de los Trabajadores.

Algunos logros conseguidos por la clase trabajadora son pertenecer a un sindicato que los defienda y represente, contar con servicios médico, indemnizaciones por incapacidades por accidentes o enfermedades, derecho a la jubilación retribuida, días de descanso semanales, vacaciones pagadas, jornadas de ocho horas de trabajo...

Sin embargo, aún falta mucho por hacer en materia laboral en este mundo de hoy, donde la desigualdad es el pan de cada día. Solo un sistema social como el cubano, donde el derecho al trabajo es una premisa, pueden los trabajadores sentirse a sus anchas.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.