Progresa en Nepal la llegada de ayuda por el sismo

La ONU alerta sobre la urgencia de encontrar soluciones ante la inminencia de la temporada monzónica que comenzará en cuatro semanas

Autor:

Juventud Rebelde

KATMANDÚ, mayo 6.— Funcionarios de la Organización de las Naciones Unidas resaltaron aquí que la mayoría de los hospitales de los 12 distritos más afectados por el terremoto del 25 de abril siguen funcionando, pero algunas instalaciones están completamente destruidas o el daño que han sufrido no les permite continuar sus labores.

Sin embargo, el responsable de la misión de la ONU en Nepal, Jamie McGoldrick, aseguró este miércoles que hay progresos en la entrega de ayuda a los damnificados por el sismo y subrayó que ahora las dos prioridades son la distribución de los suministros y lograr que la gente vea resultados, reportó EFE.

«Lo prioritario es la distribución, asegurarnos de llegar a las zonas más remotas, las zonas montañosas más remotas, y de que podemos llevar material a las aldeas más lejanas, para la gente; en segundo lugar, que las personas vean que las cosas están llegando», indicó McGoldrick.

El Coordinador de Asuntos Humanitarios de la ONU, y por tanto máximo responsable de articular todo el apoyo internacional que arriba a Nepal, declaró que ha habido progresos «enormes» en el envío de ayuda a las zonas afectadas por la catástrofe telúrica.

«Hemos sido capaces de llevar un montón de cosas a las áreas afectadas», subrayó, afirmando que la ONU ha logrado traer material por tierra desde la India y llevarlo directamente donde hace falta sin pasar por Katmandú, cuyo pequeño aeropuerto se convirtió en un cuello de botella durante los primeros días tras la catástrofe.

«Creo que esos son avances enormes», añadió.

Explicó que muchos de los productos que han estado solicitando ya son distribuidos.

«Los elementos claves que hemos estado pidiendo —material de refugio, suministros de comida y de higiene—, todas estas cosas están empezando a ser descargadas en esas zonas y es muy importante», señaló.

McGoldrick recordó la urgencia de encontrar soluciones ante la llegada del monzón en cuatro semanas. «En ese período debemos proporcionar todo el material necesario para que la gente sobreviva durante todo el invierno y la estación de lluvias», apuntó.

Según los datos oficiales, el terremoto que asoló a Nepal dejó al menos 7 557 muertos y alrededor de 14 400 heridos, provocó 2,8 millones de desplazados internos y destruyó unas 200 000 edificaciones, mientras otras 190 000 resultaron dañadas.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.