Homenaje y decisión en la Plaza Roja (+Fotos)

En la celebración por el 70 aniversario de la victoria sobre el nazifascismo el presidente Vladimir Putin afirmó que estas acciones socavan la estabilidad mundial. El Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro, asistió al multitudinario desfile militar en la Plaza Roja de Moscú, donde se reunieron cerca de treinta mandatarios

Autor:

Juventud Rebelde

MOSCÚ, mayo 9.— Un impresionante minuto de silencio y un Hurraaaaaa por la Victoria llenaron de emoción a los miles que presenciaban desde las tribunas el desfile o lo protagonizaron este sábado 9 de mayo en Moscú, y a las decenas de millones que en el mundo también participaban en la celebración desde las pantallas de sus televisores.

Dos banderas abrieron la marcha que recordó la victoria sobre el nazifascismo: la tricolor de Rusia y la bandera roja de la hoz y el martillo que izaron sobre el Reichstag los soldados soviéticos que vencieron a las hordas hitlerianas el 9 de mayo de 1945.

Pero antes del desfile grandioso, el presidente Vladímir Putin dirigió su mensaje principalmente a los veteranos de la Gran Guerra Patria,  a los 27 millones de soviéticos caídos en los años de la II conflagración mundial y a los sobrevivientes, y agradeció la contribución de los aliados a la victoria de 1945 contra la Alemania nazi.

«Hay que recordar que es el Ejército ruso el que, tras un asalto a Berlín, puso punto final a la guerra contra la Alemania de Hitler», subrayó Putin, quien también dijo: «Agradezco a los pueblos del Reino Unido, Francia y Estados Unidos su contribución a la victoria. Doy las gracias a los diferentes países antifascistas que participaron en los combates contra los nazis en las filas de la resistencia y en la clandestinidad».

En su discurso, reportó AVN, el Presidente ruso subrayó que la matanza sufrida en la guerra destaca la importancia de la cooperación internacional aunque apuntó que «últimamente han sido ignorados los principios logrados después de la guerra. Hemos visto los intentos de creación de un mundo unipolar. Vemos cómo se va acelerando un pensamiento de fuerza de bloques. Todo esto socava la estabilidad del desarrollo mundial», expresó Putin, luego de destacar el «ejemplo de unidad de los pueblos por la paz y la estabilidad» demostrada en la lucha contra el nazismo, durante la II Guerra Mundial.

En tal sentido, el mandatario ruso consideró que las naciones del mundo deben tener como objetivo «la elaboración de un sistema de seguridad igual para todos los Estados; un sistema adecuado a las amenazas actuales, creado sobre una base regional, global, fuera de bloques. Solo entonces garantizaremos la paz y la tranquilidad en el planeta».

El desfile de la victoria

Cuando el ministro de Defensa Sergey Shoigu reportó al presidente Vladímir Putin, Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas rusas que las tropas estaban listas para la parada militar, regimientos inmortales anduvieron con paso firme sobre los adoquines de la Plaza  Roja de Moscú, diciéndole al mundo el valor de su historia: Nietos y bisnietos de los hombres y mujeres que dieron su vida en aras de la defensa de la humanidad o sobrevivieron a la barbarie protagonizando la hazaña de un pueblo y de muchos pueblos.

Con marcial solidaridad desfilaron también en la soleada mañana las tropas de Armenia, Azerbaiyán, Belarús, Kazajstán, Kirguistán y Turkmenistán, China, India y Serbia, junto a las tropas de todas las armas y los jóvenes cadetes de la escuela militar Suvorov. No fue exactamente este el orden del desfile, pero se vieron soldados usando los históricos uniformes que defendieron las ciudades soviéticas y traspasaron los límites hollados para liberar también a otros países europeos. La caballería no faltó, ni los aguerridos cosacos, ni la unidad femenina de cadetes —vistosas, alegres y decididas—, que desfilaban por primera vez en una parada del Día de la Victoria.

Representantes de las Fuerzas de Tierra, de Aire, Navales, los Marines, las Fuerzas Misilísticas Estratégicas, las de la defensa aérea y espacial, las tropas aerotransportadas, los especialistas de la transportación por ferrocarril y las tropas bioquímicas, las fuerzas del Interior y las de enfrentamiento a emergencias y las que cuidan las fronteras, entre otras que formaron parte de los 16 000 marchistas que cerraron los cadetes élite del Kremlin.

Luego tembló la Plaza ante el rugido de los vehículos pesados, encabezados por los históricos tanques T-34. También los blindados en servicio Tigr y Kornet D, los vehículos de combate de infantería y los de transporte de personal, precedieron a los BMD, 4M y las Rakushka, los nuevos APC y los Kurganets de las tropas aerotransportadas, mostrados por primera vez durante la parada de este sábado 9 de mayo.

Luego tomaron la Plaza una novedad que los medios occidentales estuvieron destacando desde hace días, el tanque Armata, que los especialistas militares consideran el más poderoso y funcional de la actualidad. Otra novedad fue el tanque de combate T-90A.

La artillería autopropulsada cruzó la Plaza Roja, el Msta-S, y le siguieron las modernas piezas Koalitsia. Por supuesto, no faltaron los misiles balísticos tácticos como el Iskander-M, que fue seguido por las lanzaderas y las estaciones de radar del sistema de defensa misilistica tierra-aire Tor-M2U, entre otros sistemas de defensa.

Impresionante el S-400 Triumf, el sistema de defensa de largo alcance más avanzado, del que se afirma no tiene igual en el mundo hoy, decía Russia Today en su transmisión del desfile por el Aniversario 70 de la Victoria sobre el Fascismo, que incluía otros armamentos en el desfile terrestre, un escudo que fue cerrado por los Bumerang, vehículos blindados que también hacían su primera aparición pública.

A partir de ese momento el espacio aéreo fue la pista para la demostración militar en Moscú: los bombarderos estratégicos Tupolev Tu-160M, seguidos de los Tu-95 Bear. Además, los bombarderos supersónicos Tu-22M3 y los Su-34 y Su-24 reabastecidos simultáneamente en el aire por el tanquero volante  Il-78. No faltaron los cazas de combate MiG-31.

También tomaron posición en el desfile aéreo los helicópteros Mi-8 de transporte, los de entrenamiento Ansat-U, los de combate Mi-35M, los K-52 Alligator, y los Mi-28N Night Hunter. Para el transporte pesado, los gigantes Antonov An 124-100 Ruslan y el Il-76.

Demostraron sus famosas formaciones aéreas, los grupos Vityaz y Strizh, pilotando cinco Su-27 y cuatro MiG-29, así como seis Yak en formación piramidal.

El cielo moscovita se coloreó con el blanco, azul y rojo de la bandera rusa, por el humo lanzado por el grupo de seis Su-27 que cerró la demostración aérea y el grandioso desfile de la Victoria que culminó con la banda militar entonando una canción de los combatientes de hace 70 años frente a la tribuna de los heroicos veteranos: Nosotros, el ejército del pueblo.

Por la Plaza Roja de Moscú habían desfilado 16 000 soldados, 200 unidades de maquinaria militar y 143 aviones y helicópteros de la Fuerza Aérea.

Entonces, los líderes mundiales que asistieron al evento fueron a depositar flores a la Tumba del soldado desconocido, un monumento a la guerra en el centro de Moscú, mientras la celebración continuaba en más de 27 grandes ciudades de toda Rusia, y se esperaban por el pueblo ruso los espectaculares fuegos artificiales programados para la noche.

En la mañana del sábado 9 de mayo de 2015, podía intuirse que la valentía, el coraje y la entrega de hace 70 años tienen continuidad en el pueblo ruso y en la multiplicidad étnica que se destacaba en las calles moscovitas.

Con razón, Putin había resaltado en su discurso la lucha del pueblo soviético, que tuvo  que soportar «adversidades al límite de las posibilidades humanas y mostró un ejemplo de coraje y patriotismo. Todo el pueblo multinacional luchó por la libertad de su tierra natal, todos llevaron la pesada carga de la guerra y todos juntos realizaron la hazaña inmortal de salvar la patria, determinaron el resultado de la Segunda Guerra Mundial, liberaron de los nazis a los pueblos de Europa».

Putin marcha con regimiento inmortal

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, marchó junto a millares de activistas del Regimiento Inmortal que honra la memoria de familiares caídos en la Gran Guerra Patria (1941-1945). En su mayoría rusos, pero también ucranianos, uzbekos, caucásicos, siberianos, bielorrusos o moldavos recorrieron las calles de Moscú con las fotos de sus padres, abuelos o bisabuelos, muchos de los cuales murieron en las trincheras.

Con una fotografía de su padre, quien combatió en el frente y sobrevivió a la guerra, Putin acompañó en primera fila la marcha de más de medio millón de personas por la céntrica avenida de Tverkaya, hasta el Museo Histórico Estatal, a la entrada de la Plaza Roja, dijeron PL y EFE.

La acción patriótica que comenzó por primera vez en 2012, en la ciudad siberiana de Tomsk, consiste en dar a conocer a héroes hasta hace poco anónimos en la Gran Guerra Patria, con sus fotografías y relatos de parte de familiares y amigos, y Putin dispuso por decreto recientemente que el Regimiento Inmortal desfilara este año por la Plaza Roja después de la parada militar por el aniversario 70 de la victoria sobre el fascismo.

Putin con la foto de su padre en la marcha del Regimiento Inmortal.

El Ejército Rojo fue evocado durante el desfile militar que tuvo lugar en la Plaza Roja de Moscú para celebrar las siete década de la victoria sobre el nazifascismo. Foto: Ria Novosti

¡Urra! Ese fue el grito que estremeció la Plaza Roja al iniciar el desfile por el aniversario 70 del Día de la Victoria. Foto: Ria Novosti

Más de 16 000 efectivos militares marcharon en la Plaza Roja de Moscú este 9 de mayo, a 70 años del Día de la Victoria. Foto: Ria Novosti

Los uniformes mostrados por los soldados rusos evocaron aquellos del Ejército Rojo. Foto: Ria Novosti

Veteranos de la Segunda Guerra Mundial asistieron a la celebración en la Plaza Roja por los 70 años de la victoria sobre el nazismo. Foto: Ria Novosti

El nuevo tanque de guerra ruso, Armata, fue una de las novedades presentadas en el desfile. Foto: Sputnik

La famosa formación de diamante de nueve cazas rusos surcó el cielo sobre la Plaza Roja de Moscú en el desfile por el Día de la Victoria. Foto: Sputnik

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.