Crisis política en Burundi crea incertidumbre - Internacionales

Crisis política en Burundi crea incertidumbre

Mientras oficiales del ejército anuncian el derrocamiento del presidente Pierre Nkurunziza, el Ejecutivo desmiente tal afirmación y anuncia que perseguirá a los golpistas. Jefes de Estado y de Gobierno de la Comunidad de África Oriental se reúnen esperanzados en terminar con la crisis

Autor:

Juventud Rebelde

BUYMBURA, Burundi, mayo 13.— La incertidumbre es el principal ingrediente en la crisis política que vive esta nación africana, sacudida las últimas semanas por violentas protestas contra la candidatura del presidente Pierre Nkurunziza para un tercer mandato, a quien supuestamente habrían derrocado los militares.

Así, el general Godefroid Niyombare afirmó, según Reuters, que había depuesto al mandatario por considerar que su candidatura para un tercer mandato violaba la Constitución y que estaba trabajando con grupos de la sociedad civil para formar un gobierno de transición.

Entretanto EFE reportó que la Presidencia de Burundi anunció que las fuerzas de seguridad perseguirán a los autores del «fantasioso» golpe de Estado contra Nkurunziza.

Entretanto, informa PL que los Jefes de Estado y de Gobierno de la Comunidad de África Oriental (CAO) se reúnen hoy en la ciudad tanzana de Dar es-Salam esperanzados en terminar con la crisis en Burundi.

La Cumbre de emergencia de la CAO, a la que asisten los líderes de Tanzania, Uganda, Kenya, Ruanda y el propio Burundi, cuenta entre sus invitados a la subsecretaria estadounidense de Asuntos Africanos, Linda Thomas-Greenfield, y el vicepresidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa.

A juicio de observadores la crisis política en el empobrecido país podría encender la llama de la desestabilización en una ya volátil región.

Debido a las protestas al menos 19 personas murieron y más de 200 resultaron heridas. Nkurunziza, por su parte, hasta el momento ha desestimado también la convocatoria a retrasar las elecciones previstas para el próximo mes.

Algunos mediadores han advertido sobre el riesgo de nuevos enfrentamientos en Burundi si el partido del presidente no obedece al acuerdo de paz de Arusha (2005), el cual prohíbe a los gobernantes permanecer en el poder más de dos mandatos.

Sin embargo, Nkurunziza (de la etnia hutu) pidió a la comunidad internacional respetar la decisión de la corte constitucional, que declaró lícita sus aspiraciones.

Grupos de derechos humanos dicen que la violencia preelectoral es preocupante. Además, hay un incremento del temor a que el escenario desemboque en un nuevo derramamiento de sangre por cuestiones étnicas.

Más de 50 000 refugiados de Burundi, la mayoría mujeres y niños, huyeron hacia Ruanda, Tanzania y la República Democrática del Congo.

Desde su independencia en 1962, esa nación ha sufrido ciclos de violencia en 1972, 1988 y 1993.

Solo la guerra civil entre hutus y tutsis, que duró desde 1993 hasta que se lograron los Acuerdos de Paz de Arusha, provocó unos 300 000 muertos.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.