Peligra proceso de desminado en Colombia - Internacionales

Peligra proceso de desminado en Colombia

En la zona colombiana de El Orejón la presencia de grupos paramilitares obstaculiza la limpieza de esta área campesina cargadas de explosivos

Autor:

Yailé Balloqui Bonzón

El proceso de desminado que se desarrolla en la zona colombiana de El Orejón y en el que participan las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) y el Gobierno de esa nación sudamericana, tuvo que ser suspendido debido a la presencia de paramilitares en las proximidades de esa localidad, según denunció el grupo insurgente.

El acuerdo para limpiar áreas campesinas colombianas cargadas de explosivos, fue un acuerdo de las partes que negocian la paz en La Habana tomado en marzo último y que ahora, según informó el guerrillero Pastor Alape, se ha visto ensombrecido por la «intimidación permanente de grupos paramilitares que amenazan la libre movilidad y el abastecimiento de víveres a la comunidad».

Estos grupos, a los que llaman «estructuras de terror»,  actúan abiertamente, sin que las fuerzas militares y de policía actúen contra ellos, agregó Alape.

Para los habitantes de El Orejón la limpieza del territorio de todo tipo de explosivos y municiones sin explotar, implica garantías de seguridad, planes para la transformación de sus condiciones de vida y el ejercicio pleno de sus derechos, indicó.

Aunque fuentes cercanas a los negociadores del Gobierno colombiano negaron que el plan de desminado se encuentre paralizado y por el contrario, afirman que se avanza en la tercera fase, versiones de prensa dan cuenta de que sí existe presencia de bandas criminales en la zona del Orejón.

De acuerdo con el sitio web de la emisora colombiana Blu Radio, autoridades de la localidad de Briceño, donde está enclavada Orejón, hablaron de una banda criminal sin identificar que se asentó en la zona y advirtió que hará presencia en el área del desminado humanitario.

Los trabajos de eliminación de minas antipersonales, comenzaron el pasado mayo en el municipio antioqueño de Briceño, concretamente en la vereda de El Orejón, donde se identificaron cuatro áreas peligrosas que suman 12 000 metros cuadrados, según informaron las partes en un comunicado conjunto emitido a inicios de agosto.

El plan piloto de descontaminación de explosivos se lleva a cabo por parte del Batallón de Desminado del Ejército (Bides), acompañado de delegados de las FARC-EP,  la organización Ayuda Popular Noruega (APN) y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

Este proceso piloto ya estuvo paralizado en julio luego de la muerte de un soldado del Ejército colombiano, lo que llevó a un reestudio de los protocolos de seguridad y la inclusión de nuevas técnicas para evitar accidentes futuros.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.