Francisco, un pastor del Sur que pide por los inmigrantes

Miles de personas acamparon en los alrededores del Parque de la Elipse para hacerse de un lugar que les permitiera ver de cerca al Papa Francisco

Autor:

Juventud Rebelde

WASHINGTON, septiembre 23.— Alrededor de 1,3 millones de fieles católicos abarrotaron este miércoles las calles aledañas a la Casa Blanca para ver al Sumo Pontífice hacer un recorrido en el papamóvil, tras su reunión privada con el presidente Barack Obama.

Desde la noche del martes, miles de personas acamparon en los alrededores del Parque de la Elipse para hacerse de un lugar que les permitiera ver de cerca al Papa Francisco, reporta Notimex.

Durante la espera, fieles de todos los grupos étnicos cantaron himnos religiosos y corearon consignas a favor del llamado Papa del Pueblo.

La multitud vitoreó al Pontífice en su recorrido hasta la catedral de San Mateo Apóstol, donde el Jefe de la Iglesia católica ofreció un mensaje y compartió la oración del mediodía con 300 obispos estadounidenses.

Por la mañana, pronunció un discurso en el jardín sur de la Casa Blanca, en el que dijo que los católicos en Estados Unidos buscan construir una sociedad incluyente, tolerante, que salvaguarde los derechos de las personas y comunidades y en la que se rechacen todas las formas de discriminación.

Según AFP, Francisco, que abrió su visita a Estados Unidos recordando la condición de inmigrante de su familia, llamó este miércoles a los obispos de ese país a acoger «sin miedo» en sus iglesias a los inmigrantes latinoamericanos.

Aunque alabó que «ninguna institución estadounidense hace más por los inmigrantes que sus comunidades cristianas», el pontífice ofreció una sugerencia sobre la materia.

«Ahora tienen esta larga ola de inmigración latina en muchas de sus diócesis. Tal vez no sea fácil para ustedes leer su alma, quizá sean sometidos a la prueba por su diversidad. En todo caso, sepan que también tienen  recursos que compartir», dijo Francisco.

«Por tanto, acójanlos sin miedo. Estoy seguro de que, una vez más, esta gente enriquecerá a su país y a su Iglesia», apuntó durante una sesión de oración con los obispos en la Catedral de St. Matthews.

El tema migratorio, que agita la campaña presidencial en Estados Unidos, podría estar de nuevo en la agenda papal de hoy jueves, cuando Francisco se dirigirá al pleno del Congreso.

El partido republicano, que controla las dos cámaras, rechazó hace dos años una reforma que pretendía la regularización de los 11 millones de indocumentados, en su mayoría provenientes de América Latina.

También desde Washington, PL recoge la frase de Francisco de que él mismo es «un pastor venido del Sur», por lo que de alguna manera hablaba de su propia causa.

De este modo, el Papa dio un espaldarazo al discurso y las acciones ejecutivas del presidente Barack Obama para dar estatus legal a millones de indocumentados, algo a lo que se oponen abiertamente sectores políticos conservadores y aspirantes presidenciales como Donald Trump.

Por otro lado, sin mencionar explícitamente los casos de abuso sexual a menores que escandalizaron al mundo, Francisco abogó porque «no se repitan nunca más» los «momentos oscuros» y las «heridas» abiertas hace relativamente poco tiempo.

El Sumo Pontífice ha pedido perdón públicamente debido a los crímenes cometidos por religiosos católicos y ha endurecido los castigos para tales abusos.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.