Lazos de Rusia y Turquía pierden las primeras cuerdas - Internacionales

Lazos de Rusia y Turquía pierden las primeras cuerdas

Tras el derribo por fuerzas turcas de un avión de combate ruso que operaba en Siria, el Ministerio de Defensa de Rusia suspendió la cooperación militar con este país

Autor:

Juventud Rebelde

MOSCÚ, noviembre 26.— El Ministerio de Defensa de Rusia indicó este jueves que Moscú suspendió todos los contactos militares con Ankara luego de que los vínculos entre los dos países cayeron en picada tras el derribo de un avión de combate ruso que operaba en Siria por fuerzas turcas.

«Hoy se suspendieron todos los contactos de cooperación entre el Ministerio de Defensa de Rusia y las Fuerzas Armadas turcas, incluyendo la llamada línea directa establecida a fin de evitar incidentes durante la campaña aérea de Rusia contra la infraestructura terrorista en Siria», dijo el vocero del Ministerio, Igor Konashenkov, según reporta Xinhua.

Konashenkov añadió que la parte turca se negó a entregar al agregado militar ruso cualquier material sobre el derribo del caza ruso Su-24. La Fuerza Aérea rusa incrementó sus ataques contra objetivos terroristas en la zona donde uno de los dos pilotos del caza derribado fue rescatado, dijo Konashenkov, quien añadió que esos aviones han llevado a cabo más de 130 misiones en los últimos tres días, en las que atacaron unos 450 objetivos en ocho provincias.

AFP informa desde Moscú que Rusia, que puso en duda la sinceridad turca en su compromiso de luchar contra el Estado Islámico (EI), anunció este jueves medidas económicas contra Turquía.

Tras aparentemente buscar apaciguar las tensiones luego del incidente, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan rechazó pedir las excusas demandadas por su par Vladimir Putin e insistió en que la nave rusa violó el espacio aéreo turco y los llamó «calumniadores».

El jefe del Kremlin, por su parte, dijo tener «la impresión de que los dirigentes turcos conducen, a sabiendas, las relaciones ruso-turcas hacia un callejón sin salida».

Putin criticó este jueves a quienes «cubren el tráfico de petróleo, de seres humanos, de droga y de armas». Erdogan negó esas acusaciones y aseguró que es «claro» el compromiso de Turquía contra el yihadismo.

Aunque ambos países descartan una escalada militar en la región, el primer ministro ruso, Dimitri Medvedev, pidió este jueves a su Gobierno que elabore medidas económicas de sanción después del «acto de agresión», las que afectarán el comercio, las inversiones, el empleo de mano de obra, el turismo, el transporte aéreo y el ámbito cultural, precisó el jefe de Gobierno durante un Consejo de ministros trasmitido por televisión.

Moscú urgió a sus ciudadanos que se encuentran en Turquía a regresar a su país. Turquía es uno de los destinos turísticos preferidos por los conciudadanos y unos tres millones vuelan a Ankara por año.

Las medidas podrían afectar a los trabajadores turcos que se encuentran en Rusia, poner en riesgo la construcción (en curso) de la primera central nuclear turca en Akkuyu y enterrar el proyecto del gasoducto TurkStream, de por sí complicado, que sería la puerta de entrada del gas ruso al sur de Europa.

Además, Rusia reforzará sus controles sobre los productos agrícolas y alimentarios turcos —importante rubro para Ankara—, aduciendo violaciones de las normas sanitarias.

Otro despacho de Xinhua refiere, desde Nicosia, que el ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, indicó este jueves que espera reunirse a inicios de diciembre con su homólogo ruso, Serguei Lavrov durante la sesión de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) que se realizará el 3 y 4 de diciembre en Belgrado, e indicó que también tendrán la oportunidad los presidentes Erdogan y Putin.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.