Cuba reafirma en París compromisos con logro de acuerdo climático

Al intervenir en el segmento de alto nivel de esta cumbre, la ministra cubana de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, Elba Rosa Pérez, afirmó la seguridad de que se puede contar con la actuación constructiva de La Mayor de las Antillas

Autor:

Juventud Rebelde

PARÍS, diciembre 7.— La ministra cubana de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, Elba Rosa Pérez, reafirmó el compromiso de la Isla con el éxito de la Conferencia climática en París, que debe lograr de manera transparente un acuerdo justo, equilibrado y ambicioso.

Al intervenir en el segmento de alto nivel de esta cumbre, Pérez afirmó la seguridad de que se puede contar con la actuación constructiva de Cuba para responder a la esperanza que las generaciones actuales y futuras han puesto en este encuentro de representantes de 195 países.

La titular señaló al plenario que tras una semana de trabajo en París, se han logrado avances pero aún quedan retos importantes en temas claves como finanzas, transferencia de tecnología y creación de capacidades, reportó PL.

Los países en desarrollo —acotó— han mostrado flexibilidad y vocación de consenso, no siempre reciprocadas por las naciones industrializadas.

Otros temas sensibles para nuestros países, dijo, como el de «pérdidas y daños», no se negociaron. Aún no se alcanza un tratamiento balanceado de todos los elementos definidos bajo la Plataforma de Durban, la base que siguen las negociaciones.

«Esto demuestra que los mensajes de voluntad expresados el día 30 durante el encuentro de alto nivel por parte de los líderes de los países desarrollados, no siempre han devenido en posturas flexibles y constructivas que se hayan reflejado en el texto en negociación», manifestó.

De acuerdo con la funcionaria de Cuba, se requiere elevar el nivel de compromiso y voluntad política que permita lograr en París el acuerdo que el mundo necesita. En particular —dijo— en tres aspectos esenciales.

Mencionó que en primer lugar es necesario detener los intentos por re-escribir la Convención, renunciando o alterando sus objetivos y principios, y por el contrario lo que se hace y logre en París debe tener «como principal fin su fortalecimiento a nivel global».

Por otro lado, continuó, deben recibir especial atención las necesidades y circunstancias de los pequeños Estados insulares en desarrollo, y de otros países particularmente vulnerables.

Como segundo término, Pérez resaltó que las naciones industrializadas no pueden continuar evadiendo el reconocimiento de sus compromisos históricos y actuales con la financiación climática, por lo que el acuerdo a que se arribe debe crear un marco ambicioso, predecible y verificable, para una financiación creciente, que tome como base, como mínimo, el compromiso de los 100 mil millones de dólares anuales acordados en el 2010 en Cancún.

Finalmente, pero no menos importante, está el reconocimiento de este acuerdo como un punto de partida para avanzar más allá del limitado marco de las contribuciones nacionales, hacia acciones de mitigación y adaptación consistentes con los impactos actuales y crecientes del cambio climático.

Aseveró que los países desarrollados deberán tomar el liderazgo según el principio de las responsabilidades comunes pero diferenciadas, respecto a las emisiones históricas de gases de invernadero.

Concluyó la representante de la Mayor de las Antillas que la Isla ve con optimismo la adopción de un acuerdo en París, pero para ello se requiere intensificar el trabajo en esta etapa final, aunando firmeza y flexibilidad.

La segunda semana de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP21) inició su segmento ministerial con el llamado a lograr un acuerdo efectivo que limite el calentamiento global, reportó PL.

Para el presidente del evento, el canciller francés Laurent Fabius, «el tiempo de decisiones ha llegado», pues 195 delegaciones nacionales trabajarán con el documento de preacuerdo para que el viernes 11 se firme un texto depurado y definitivo, en el que se solucionen importantes asuntos en los que aún no se ha logrado el entendimiento, como el financiamiento de la ayuda climática a los países del sur y el reparto de los esfuerzos entre Estados desarrollados, emergentes y en vías de desarrollo.

El segmento de alto nivel fue inaugurado por el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, quien instó a iniciar una revolución energética y abogó por un acuerdo transformador.

En tanto, la secretaria ejecutiva de la COP21, Christiana Figueres, habló de los más de 180 planes de acción para reducir las emisiones de gases nocivos presentados de forma voluntaria por los Gobiernos. El reto al que nos enfrentamos ahora, dijo, es cristalizar ese llamado en un marco jurídico coherente que una al mundo en la acción y puesta en práctica.

Igualmente, Mogens Lykketoft, presidente de la Asamblea General de la ONU, dijo que mientras el año 2015 ha sido todo acerca de cómo llegar a un nuevo acuerdo, 2016 sería sobre su rápida aplicación.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.