EE.UU. prepara masivas deportaciones de inmigrantes centroamericanos

La operación, liderada por el Departamento de Seguridad Interna, se da a conocer dos días después de que el departamento anunciara las estadísticas oficiales sobre inmigración ilegal en el año fiscal 2015

Autor:

Juventud Rebelde

WASHINGTON, diciembre 24.— El Departamento de Seguridad Interna (DHS) de Estados Unidos prepara un plan de redadas en las próximas semanas a fin de deportar a centenares de familias inmigrantes indocumentadas centroamericanas, reveló este jueves el diario The Washington Post.

A comienzos del año, las autoridades estadounidenses realizarán redadas de inmigrantes adultos y niños cuya deportación ha sido dictaminada por un juez de Inmigración, precisó el rotativo citando  fuentes anónimas ligadas a la operación.

Sostuvo además que el operativo del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas comenzará el mes próximo y afectará a cientos de inmigrantes que huyen de la violencia de Centroamérica.

Aunque los directivos del DHS no han emitido aún la autorización final, la mayoría de los deportados serán personas que presentaron una petición de refugio al entrar en esta nación norteña, pedido que fue rechazado por la justicia, al igual que quienes cuentan con antecedentes criminales, agregó el diario citado por PL.

Esta operación se da a conocer dos días después de que el departamento anunciara las estadísticas oficiales sobre inmigración ilegal en el año fiscal 2015 (del 1ro. de octubre de 2014 al 30 de septiembre de 2015), etapa en la que fueron deportados unos 462 000 indocumentados, un 30 por ciento menos que en igual periodo del año anterior.

Asimismo, el número de niños no acompañados detenidos disminuyó en un 41 por ciento respecto a 2014.

Hace dos semanas, la Casa Blanca declaró que la administración del presidente Barack Obama estaba lista para hacer frente al aumento de las detenciones de menores centroamericanos que intentan ingresar por su cuenta desde la frontera de México y señaló que el fenómeno generaba «preocupación».

La administración demócrata ha sido fuertemente criticada por su política de deportaciones, ya que dio esperanza de legalizar temporalmente a unos cinco millones de indocumentados a través de una orden ejecutiva dictada por el propio mandatario el año pasado.

Desde que Obama llegó a la Casa Blanca han sido expulsados del país más de 2,5 millones de personas sin papeles.

En Estados Unidos sigue como un problema insoluble la adopción de una reforma integral de las leyes de inmigración y naturalización, debido a aguzados desencuentros entre demócratas y republicanos en el Congreso.

El estancamiento del tema mantiene en la ilegalidad, se calcula, a más de 11 millones de personas que residen en territorio estadounidense sin documentos.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.