Carles Puigdemont presidirá la Generalitat de Cataluña

Es considerado uno de los principales promotores de la independencia de Cataluña y ha proclamado su deseo de contribuir al máximo a la secesión

Autor:

Juana Carrasco Martín

El nombre del próximo presidente del Gobierno de Cataluña no aparecía en las quinielas para relevar a Artur Mas: Carles Puigdemont, actual alcalde de Gerona (ciudad de cien mil habitantes), fue elegido «in extremis» por el jefe del Ejecutivo regional en funciones. Así lo ha presentado la agencia DPA.

Carles Puigdemont Casamajó, 53 años de edad, filólogo y periodista con más de tres décadas de oficio, se someterá este domingo a la sesión de investidura del Parlamento de la Generalitat de Cataluña, —la región más rica de España con casi una quinta parte de la producción económica del país ibérico—, como nuevo presidente de esa comunidad del noreste del país, en sustitución de Artur Mas.

Nacido en Amer en 1962 fue propuesto por el propio Mas, quien, no sin poca reticencia, renunció a la reelección para desbloquear el acuerdo entre independentistas de su coalición Juntos por el sí (Junts pel Sí) y anticapitalistas de la Candidatura de Unidad Popular (CUP) que permita la formación de un gobierno en Cataluña, tras las elecciones del pasado 27 de septiembre.

El periodismo lo ejerció, primero en el periódico El Punt desde 1981, en 1998 fue cofundador de la Agencia Catalana de Noticias, entre 2002 y 2004 fue director de la Casa de Cultura de Gerona, y en 2004 regresó al periodismo como director general del periódico Catalonia Today, un periódico catalán en inglés que contribuyó a impulsar.

Su entrada a la política se produjo a finales de 2006 cuando aspiró por Convergencia Democrática de Cataluña para diputado local, y desde entonces ocupa ese cargo. En 2007 se presentó como candidato a la alcaldía de Gerona (Girona en español), pero solo accedió a ella en 2011, dando fin a la hegemonía socialista en esa ciudad, y en 2015 fue designado presidente de la Asociación de Municipios por la Independencia, que congrega a los ayuntamientos que defienden la secesión de Cataluña, responsable de organizar las primeras consultas independentistas en la región española.

Carles Puigdemont es considerado uno de los principales promotores de la independencia de Cataluña y ha proclamado su deseo de contribuir al máximo a la secesión catalana.

El consistorio gerundense es uno de los investigados por la Audiencia Nacional por haber aprobado mociones de apoyo a la resolución independentista del Parlament, anulada por el Tribunal Constitucional.

En 2013, en la apertura de una reunión de la Asamblea Nacional Catalana —recordó El País—, acabó su discurso citando al periodista Carles Rahola, fusilado durante el franquismo: «Los invasores serán expulsados de Cataluña, como lo fueron en Bélgica, y nuestra tierra volverá a ser, bajo la república, en la paz y en el trabajo, señora de sus libertades y sus destinos. ¡Viva Girona y viva Cataluña libre!».

«Tenemos un proyecto iniciado, bien orientado y sólido. Todos estamos llamados, todos hacemos falta. Gracias, president, por liderar y por perseverar», escribió hoy en su cuenta de Twitter refiriéndose a Artur Mas, líder hasta hace unos meses de Convergencia i Unió (CiU), hasta que esa coalición nacionalista se fracturó.

«A pesar de mi dedicación plena a la política, la comunicación sigue siendo una dedicación que procuro combinar con las responsabilidades públicas», explicó en su blog Puigdemont.

«Sigo de cerca el sector y me interesa especialmente el cambio cultural y social que representan las Tecnologías de la Información y la Comunicación. Procuro que estas tecnologías ayuden a mi trabajo», le citó Notimex.

Es, además, autor del libro Cata... qué? Catalunya vista per la premsa internacional, (La Campana, 1994) y de varios ensayos sobre comunicación y nuevas tecnologías.

Tras el anuncio, no se hizo esperar la reacción de Madrid. El presidente del Gobierno español en funciones, Mariano Rajoy, dirigente del conservador Partido Popular (PP), solicitó a todos los partidos estatales la pronta formación de un ejecutivo nacional sólido y estable, capaz de «hacer frente al desafío independentista».

«España necesita un Gobierno con amplia base parlamentaria que garantice la estabilidad y la capacidad para defender con solvencia y eficacia el derecho de todos los españoles a decidir sobre su país, y hacer frente al desafío secesionista», señaló.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.