Arranca en Nueva York el juicio a policía acusado de matar a un joven negro

La muerte de Akai Gurley, de 28 años, contribuyó a avivar el debate sobre la violencia policial contra las minorías en Estados Unidos

Autor:

Juventud Rebelde

Nueva York, enero 25.— Un tribunal de Nueva York inició el juicio contra un agente de la Policía acusado de homicidio imprudente por la muerte de un joven negro en noviembre de 2014, un episodio que contribuyó a avivar el debate sobre la violencia policial contra las minorías en Estados Unidos, dijo EFE.

La víctima, Akai Gurley, de 28 años, falleció al recibir un disparo en el pecho en las escaleras de un complejo de viviendas públicas en el distrito de Brooklyn.

La defensa del policía, Peter Liang, argumenta que su arma se disparó accidentalmente cuando el agente patrullaba junto a un compañero en el edificio y justifica que llevara su pistola fuera por la peligrosidad del lugar, que se encontraba a oscuras.

Mientras tanto, la Fiscalía considera que, aunque no quería matar a Gurley, Liang actuó de forma imprudente al desenfundar el arma y llevar el dedo en el gatillo, y le acusa además por no haber dado asistencia médica a la víctima tras ser alcanzada por la bala.

De ser considerado culpable de todos los cargos, el policía, un novato en el cuerpo, se enfrenta a una pena de hasta 15 años de cárcel, agrega EFE.

«Disparó a un hombre inocente. Ninguno de ellos (ni Liang ni su compañero de patrulla) tocaron o ayudaron al hombre moribundo. En su lugar, se pasearon alrededor de él mientras hablaban sobre informar a su supervisor», dijo este lunes el fiscal Marc Fleidner en la apertura del proceso, según recoge el diario local Daily News.

Por su parte, los abogados del policía defendieron que este desenfundó el arma al temer por su seguridad y luego no pudo atender a la víctima porque se encontraba en estado de shock.

El caso resulta llamativo, en buena parte, porque en EE.UU. es poco habitual que los agentes de policía sean llevados ante la Justicia por matar a gente cuando están de servicio.

Según un estudio reciente publicado por The Washington Post, solo 54 de los miles de policías que acabaron con vidas en la última década fueron acusados, al considerarse en la mayoría de ocasiones que el uso de la fuerza estaba «justificado».

En el caso de la muerte de Gurley, el episodio tuvo lugar en medio de las fuertes protestas que surgieron en todo el país tras las muertes de otros dos ciudadanos negros, Eric Garner y Michael Brown, el primero en Nueva York y el segundo en Ferguson (Misuri), a manos de policías blancos.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.