Delegación del gobierno sirio dialoga por segunda vez con facilitador Staffan de Mistura

El gobierno sirio insiste en la necesidad de derrotar al terrorismo y la violencia apoyada desde el extranjero, en aras de generar el ambiente propicio para unas negociaciones sin injerencia foránea

Autor:

Juventud Rebelde

GINEBRA, febrero 2.— La delegación del gobierno sirio a las conversaciones con la oposición y el facilitador del proceso, Staffan de Mistura, sostuvieron hoy aquí su segundo encuentro como parte de los esfuerzos para detener el conflicto en el país levantino.

Liderada por el embajador de Siria ante la ONU, Bashar Jaafari, la representación de Damasco expuso sus posturas al enviado especial de Naciones Unidas, quien la víspera escuchó los puntos de vista del Alto Comité Negociador (HNC), grupo con sede en Arabia Saudita considerado la principal contraparte opositora en la mesa.

El gobierno sirio insiste en la necesidad de derrotar al terrorismo y la violencia apoyada desde el extranjero, en aras de generar el ambiente propicio para unas negociaciones sin injerencia foránea.

Asimismo, denuncia la doble moral y la manipulación del tema humanitario en el conflicto, en particular el argumento del asedio de sus tropas a ciudades y localidades controladas por grupos armados.

De acuerdo con Jaafari, todo el país está sitiado por las sanciones económicas impuestas desde el exterior, el accionar de los terroristas y la guerra llevada a Siria por el cambio de régimen que occidente y sus aliados regionales buscan aplicar allí.

Ayer de Mistura oficializó el comienzo del diálogo entre las partes, amenazado en sus primeras jornadas por el boicot del HNC, que llegó a esta ciudad occidental suiza el fin de semana, después de exigir a Damasco el cese de los bombardeos y del asedio a poblados como requisito para conversar.

Los opositores expusieron la víspera su postura al facilitador, quien dijo a la prensa que la trasladaría hoy a la delegación gubernamental.

Después de posponerse el 25 de enero, el diálogo tenía como fecha de inicio el pasado viernes, pero la posición opositora volvió a dilatarlo, y ese día solo se produjo un encuentro con la representación gubernamental.

De Mistura calificó el proceso en marcha aquí de aproximación, porque las partes no conversan cara a cara.

El diplomático adelantó unas pláticas complejas y con una duración de hasta seis meses, centradas en sus primeras semanas en temas como el alto el fuego nacional, la lucha contra el terrorismo y la ayuda humanitaria a las víctimas de casi cinco años de hostilidades, a las que la ONU atribuye más de 250 mil muertos y 11 millones de desplazados internos y refugiados.

Según declaró ayer aquí a periodistas, el nuevo diálogo intersirio tiene mayores posibilidades de éxito, «uno porque estamos en 2016, dos porque el pueblo ya ha sufrido demasiado y tres porque necesita ver avances concretos en lugar de una difícil negociación».

Llamado Ginebra III, en alusión a anteriores intentos de resolver el conflicto, ambos sin resultados, las conversaciones indirectas en curso responden a lo establecido en la resolución 2254 del Consejo de Seguridad.

El pasado mes, el órgano de 15 miembros adoptó por unanimidad esa iniciativa, una hoja de ruta para la paz, que incluye las pláticas y un alto el fuego para acompañarlas, pasos previos a la elaboración de una nueva Constitución y la celebración de elecciones, en un plazo de 18 meses.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.