Debate sobre caso de contaminación en Michigan, EE.UU., cobra fuerza

El debate sobre la contaminación en la ciudad estadounidense de Flint, tomó fuerza este jueves, después que el gobernador de ese estado, Rick Snyder, solicitara 360 millones de dólares para enfrentar la crisis

Autor:

Juventud Rebelde

WASHINGTON, febrero 11. — El debate sobre la contaminación en la ciudad estadounidense de Flint, Michigan, tomó fuerza este jueves, después que el gobernador de ese estado, Rick Snyder, solicitó 360 millones de dólares para enfrentar la crisis, monto que expertos consideran limitado.

La propuesta de Snyder se desglosa en 195 millones para atender la emergencia en Flint y otros 165 millones que se destinarían a mejorar la infraestructura de suministro de agua potable en todo el territorio, aunque los del Partido Demócrata dijeron que esto es apenas una porción de los recursos que se necesitan, reportó Prensa Latina.

Medios de prensa locales destacan que está pendiente el reemplazo de las tuberías de cobre y plomo que contribuyen a la polución, para lo cual funcionarios administrativos de Michigan calculan serían necesarios más de 760 millones de dólares, además de que el programa demorará varios meses en ponerse en práctica.

El Gobernador dijo que unos 25 millones de dólares de ese financiamiento serían para sustituir unas cinco mil líneas de conductoras que van desde las calles de la ciudad hacia las viviendas, lo que sería una solución temporal hasta que las autoridades puedan valorar con mayor profundidad otras necesidades similares.

Snyder, de filiación republicana, señaló que la renovación del viejo sistema de acueductos de Flint constituye una prioridad, pero no la única, pues existen graves dificultades en los centros educacionales de las principales localidades de Michigan, así como un constante ascenso de los costos de los servicios de salud en general.

El político se disculpó en reiteradas ocasiones en las últimas semanas por la responsabilidad de su administración en esta crisis, y durante su intervención de casi una hora ante la legislatura local, controlada por el partido rojo, varias docenas de manifestantes gritaron consignas de rechazo a su administración.

La alcaldesa de Flint, Karen Weaver (demócrata), le pidió el miércoles al presidente Barack Obama que viaje a esa localidad para que comprobara la situación en el terreno, en un tema que ya es motivo de debate en la campaña con vista a las elecciones generales de noviembre.

Al menos tres paneles del Congreso estadounidense investigan el caso, entre ellos el Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes, que analizó el asunto la semana pasada, mientras la próxima habrá una reunión similar convocada por legisladores demócratas, y la comisión que atiende Energía y Comercio lo hará en marzo.

Bajo presión de organizaciones y del diario local Detroit Free Press, Snyder se vio obligado en enero a publicar más de 270 correos electrónicos, en los que salieron a la luz nuevos detalles sobre el envenenamiento del sistema de acueducto de esa ciudad durante más de un año, debido al mal estado de los conductos y el alto contenido corrosivo del líquido.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.