Gobierno colombiano dispuesto a llegar al fin del conflicto

El Gobierno colombiano se mostró este lunes seguro de que impulsará, a partir del día 2 de marzo, en La Habana, lo que considera la etapa final de la mesa de negociaciones del proceso de paz

Autor:

Juventud Rebelde

BOGOTÁ, febrero 29.— La parte gubernamental que mantiene los diálogos de paz para Colombia con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) se mostró este lunes segura de que impulsarán, a partir del día 2 de marzo, en La Habana, lo que consideran la etapa final de la mesa de negociaciones.

El jefe del equipo del Gobierno, Humberto de la Calle, afirmó antes de viajar a Cuba para reanudar las pláticas, que esperan «dar la buena noticia» a Colombia y al mundo luego de que se reinicien los diálogos.

El también ex Vicepresidente de esa nación, mostró optimismo por los pactos conseguidos hasta la fecha con la contraparte, pero admitió que aún restan controversiales asuntos por resolver como los términos del cese el fuego bilateral y la dejación de las armas o desarme de los guerrilleros, reportó Prensa Latina.

Otra de las cuestiones a solucionar es la definición del mecanismo para que el pueblo refrende todo lo consensuando en Cuba, punto en torno al cual existen todavía intensas discusiones, admitió.

No obstante los progresos, hay sectores que apuestan a la violencia para combatir la del otro, lamentó De la Calle tras calificar esa postura de miopía unilateral.

Luego de tres años de encuentros en La Habana en busca de una salida política a la confrontación bélica, ambas delegaciones de negociadores podrían lograr un acuerdo conclusivo en fecha próxima.

El fin del conflicto es apenas el principio del proceso de construcción de una paz firme y grande, que implica no solo el silenciamiento de fusiles sino abrir una etapa de cambios en las regiones del país, en busca también de una democracia incluyente, un desafío tal vez de una década, opinó De la Calle. Es una tarea pendiente traer desarrollo y bienestar al campo, agregó.

También el comisionado de Paz, Sergio Jaramillo, integrante del equipo negociador, afirmó que la paz en Colombia significará no solo el silencio de los fusiles sino la inclusión de las regiones y el darle voz a sus necesidades.

Los acuerdos, afirmó durante un conversatorio, tienen que pasar de ser un asunto político, militar y jurídico a un tema que tenga una expresión en el territorio.

Jaramillo consideró que el modelo que el Gobierno mantiene en los territorios más afectados por medio siglo de conflicto armado «ha fracasado», por lo que propuso construir uno nuevo «de fortalecimiento institucional con la gente, en los territorios».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.