Asesinan a Berta Cáceres, líder campesina hondureña

La muerte de la activista, en medio de su lucha contra daños ambientales de empresas extranjeras, ha causado indignación y tensa el diálogo del Gobierno hondureño con la oposición

Autor:

Juventud Rebelde

TEGUCIGALPA, marzo 3.— La dirigente indígena hondureña Berta Cáceres fue asesinada durante la madrugada de este jueves mientras dormía en su casa, ubicada en el departamento de Intibucá, por dos desconocidos que forzaron la puerta de la vivienda y le dispararon a quemarropa.

La muerte de Cáceres, coordinadora del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh) y gran defensora de los derechos de la comunidad lenca —la mayor etnia indígena del país— y de los movimientos campesinos, pone en una tensa situación al diálogo entre el Gobierno de Honduras y la oposición, indicó el expresidente hondureño Manuel Zelaya, citado por PL.

«Este asesinato coopta toda posibilidad de diálogo y responsabilizó al actual Gobierno de Juan Hernández», dijo Zelaya, cuyo mandato fue truncado por un golpe de Estado el 28 de junio de 2009.

Cáceres fue galardonada en 2015 con el Premio Goldman, máximo reconocimiento mundial para los activistas del medio ambiente. Durante el ataque, su hermano —quien se encontraba también en la casa— resultó herido.

Diversas organizaciones y activistas sociales a favor de los derechos humanos condenaron inmediatamente el siniestro. «Lamentamos profundamente la muerte de una mujer de compromiso democrático con la lucha por una mejor justicia», manifestó el presidente del Comité para la Defensa de los Derechos Humanos en Honduras, Hugo Maldonado, al afirmar que esa organización hará todo lo posible para encontrar y enjuiciar a los culpables.

El Observatorio Ecuménico Internacional de Derechos Humanos denunció que el Estado hondureño ejerció medidas de persecución contra Cáceres por su lucha en contra de las empresas extranjeras destructoras de los recursos naturales.

Sin embargo, el presidente Juan Orlando Hernández señaló que este homicidio fue un golpe al pueblo hondureño y advirtió que no quedará impune, al tiempo que declaró a la prensa que las fuerzas de seguridad se activaron en la región y están dedicadas por completo a encontrar a los responsables.

Tanto la Comisión Internacional de Juristas como la organización Amnistía Internacional condenaron el «cobarde homicidio de Berta».

La semana pasada, Cáceres había denunciado el asesinato de cuatro dirigentes de su comunidad. «Me siguen. Me amenazan con matarme, con secuestrarme. Amenazan a mi familia. Esto es a lo que nos enfrentamos», advirtió entonces.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.