Seguridad alimentaria y cambio climático en Latinoamérica y Caribe

La región asumió el compromiso de fomentar el uso sostenible de los recursos naturales, y alimentarios al adaptarse a los cambios climáticos, que le afectan de manera particular

Autor:

Juventud Rebelde

MÉXICO, marzo 4. — América Latina y el Caribe están a la vanguardia en el Tercer Mundo en materia de erradicación del hambre, a pesar de que  34 millones de personas en la región la padecen, según puntualizaron funcionarios en una conferencia de la FAO.

El continente que más produce y exporta alimentos tiene esa paradoja, cuya resolución fue una las metas adoptadas aquí por altos funcionarios gubernamentales de 33 países convocados por la XXXIV Conferencia Regional de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.

La región asumió el compromiso de fomentar el uso sostenible de los recursos naturales, pero también adaptarse a los cambios climáticos, que le afectan de manera particular, según reportó Prensa Latina.

En esos propósitos se inscriben las metas de fortalecer el desarrollo rural y la agricultura familiar, prioridades marcadas por la FAO, que lanzó en México el Año Internacional de las Legumbres, en un país donde el frijol, como en otros del área, es ingrediente básico de la canasta familiar.

«América Latina y el Caribe se ha propuesto acabar con el hambre y la malnutrición en menos de diez años y la FAO trabajará codo a codo con los países para lograrlo», dijo José Graziano da Silva, director general del organismo internacional en la clausura del foro que fue inaugurado por el presidente Enrique Peña Nieto.

En los próximos dos años, la FAO implementará políticas de apoyo a las principales estrategias de seguridad alimentaria de la región, como la Iniciativa América Latina y el Caribe Sin Hambre y el Plan de Seguridad Alimentaria, Nutrición y Erradicación del Hambre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.

«Los países han sido muy claros: la prioridad regional es erradicar el hambre en el año 2025, y la FAO dedicará todos sus esfuerzos a convertir este sueño en una realidad», subrayó Da Silva.

Tal propósito tiene como reto los eventos climatológicos que se repiten y recrudecen en el área, obligada a adoptar respuestas al efecto.

José Miguel Rodríguez, viceministro de Agricultura de Cuba y jefe de la delegación de su país al foro, lo ejemplificó en entrevista con Prensa Latina.

«Las lluvias afectaron las cosechas de papa, tomate y tabaco en el centro de la Isla; en el Oriente, mientras tanto, impera una fuerte sequía», recordó.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.