Tras veinte años de reconciliación en Sudáfrica

De acuerdo con los Archivos Históricos Sudafricanos (SAHA), hay violaciones cometidas durante la época del apartheid que siguen aún sin resolverse

Autor:

Juventud Rebelde

PRETORIA, abril 15. — Al cumplirse este viernes veinte años del inicio de las audiencias públicas de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación, expertos consideran que todavía queda mucho trabajo por hacer en Sudáfrica.

De acuerdo con los Archivos Históricos Sudafricanos (SAHA), hay violaciones cometidas durante la época del apartheid que siguen sin resolverse.

SAHA presentó documentos de la corte en busca de una orden final que obligue al Banco de Reserva de Sudáfrica permitir el acceso a los registros de la etapa del régimen segregacionista para investigar sobre el fraude financiero, según reportó Prensa Latina.

La entidad, en consulta con el Proyecto Open Secrets, interpuso la solicitud en virtud de la Promoción del Acceso a la Información.

Citado por el canal SABC, el analista político Waheed Patel opina que uno de los mayores fracasos de la Comisión ha sido su incapacidad para hacer frente a los delitos económicos.

Dijo que los crímenes incluyen el presunto saqueo de los recursos del Estado durante la época del apartheid.

A propósito del aniversario, también vuelven al centro de atención procesos abiertos durante décadas, como el caso de Nokuthula Simelane, quien fue secuestrada, torturada y desaparecida en 1983 bajo la vigilancia de los miembros de la Sección de Seguridad de la antigua Policía de Sudáfrica.

La joven de 23 años era graduada de la universidad y fungió como correo de Umkhonto we Sizwe, el brazo armado del Congreso Nacional Africano, recordó el reporte de la televisora.

La Comisión para la Verdad y la Reconciliación fue un organismo oficial creado por el gobierno de Sudáfrica en un intento por alcanzar la justicia restaurativa después del fin del régimen del apartheid.

Aquellas personas que eran identificadas como víctimas de graves violaciones a los derechos humanos eran invitadas a prestar declaración sobre sus experiencias. Muchas ofrecieron sus relatos en audiencias públicas.

Incluso, los autores de los hechos violentos podían también confesar sus crímenes, y eran sus propias víctimas las que decidían si concederles el perdón.

La Comisión se fundamentó en la Ley para la Promoción de la Unidad Nacional y la Reconciliación, sancionada en 1995, y la encabezó el arzobispo Desmond Tutu.

Algunos detractores consideran que proporcionó impunidad a criminales confesos, mientras que los defensores argumentan que permitió el esclarecimiento de delitos que hubieran quedado en la oscuridad de otro modo.

Este proceso de reconciliación y búsqueda de la verdad, relacionado con el concepto tradicional que los sudafricanos llaman Ubuntu, facilitó la transición política del país, consideran observadores.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.