Dilma Rousseff: No me dejaré abatir y seguiré luchando

Senado brasileño inicia hoy evaluación sobre procedimiento contra la Presidenta de Brasil

Autor:

Juventud Rebelde

BRASILIA, abril 18.— La presidenta brasileña Dilma Rousseff aseguró este lunes que seguirá luchando para frenar un proceso de destitución en su contra, que fue aprobado en la Cámara de Diputados —en una tumultuosa sesión el domingo—, por 367 votos a favor, 137 en contra y siete abstenciones, y que ahora pasa al Senado, quien iniciará este martes su evaluación.

Según versiones periodísticas locales, afirma Reuters, 45 de los 81 senadores han indicado que darán luz verde a ese procedimiento, que ha sido rechazado por buena parte del pueblo brasileño por considerarlo un golpe de Estado parlamentario, semejante al que utilizaron en Paraguay contra el presidente Fernando Lugo.

«No me dejaré abatir, no me voy a paralizar por esto, voy a continuar luchando y voy a luchar como lo hice toda la vida», reafirmó Rousseff en una rueda de prensa en el palacio de Planalto, sede del gobierno, que fue transmitida en vivo por TeleSur.

Dilma subrayó: «Están torturando mis sueños, mis derechos, pero no van a matar mi esperanza, porque sé que la democracia está del lado correcto de la historia».

EFE la citó cuando afirmó que ha quedado frente a una «situación que solo puede provocar una inmensa sensación de injusticia y de que hay en Brasil una violencia contra la verdad, la democracia y el Estado de Derecho».

Si la cámara alta aprueba por mayoría la realización de un juicio político contra Rousseff, la mandataria quedaría suspendida del cargo mientras el vicepresidente Michel Temer asumiría provisionalmente el mando.

Michel Temer, del PMDB (Partido del Movimiento Democrático Brasileño), quien separó al grupo político de la alianza con el Partido del Trabajo en una actitud calificada de «traición» y es quien asumiría el poder en caso de ser destituida la Presidenta, tiene un pedido de impeachment en su contra por parte de la Corte Suprema pues está acusado de haber autorizado créditos incompatibles con el cumplimiento de las metas presupuestarias y sin el visto bueno del Congreso, los mismos cargos que se le imputan a Dilma, pero también el vicepresidente se ha visto implicado en la red de corrupción en la petrolera estatal Petrobras.

Sin embargo, esa petición respecto a Temer fue rechazada por el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, quien pertenece también al PMDB, partido de centro derecha que siempre ha estado en el poder desde la implantación de la democracia y uno de los mayores de Brasil. Temer y Cunha forman la pareja golpista, según analistas de la situación de crisis que vive Brasil.

Un comentario de EFE del 17 de abril afirmaba: «Esta fuerza de centroderecha, que aglutina varias corrientes heterogéneas, es un gran exponente del clientelismo, el "coronelismo" (caciquismo), la corrupción y otras extendidas prácticas asociadas a la denominada "vieja política" que le han permitido asentarse como la formación más importante de Brasil».

Para algunos, la hipocresía y el doble rasero con que se está imponiendo el golpe se muestra, además, en que Eduardo Cunha —segundo en la línea de sucesión presidencial de acuerdo con la Constitución—, quien ha dirigido la votación del domingo en la Cámara de Diputados por supuestas ilegalidades en la práctica de gobierno de Dilma, está involucrado a los escándalos de corrupción que implican a Petrobras por recibir 5 millones de dólares en soborno, y a las mayores constructoras del país, al igual que el presidente del Senado, Renan Calheiros.

En el Senado, podrían pasar hasta diez días para que vote y un mínimo de 40 para que se decida sobre las acusaciones a Rouseeff, señaló AP.

El legislador del Partido de los Trabajadores (PT) José Guimaraes, líder del gobierno en la cámara baja, figuró entre los aliados que se reunieron en la mañana del lunes con Dilma Rousseff, apenas horas después de la decisión de ese cuerpo legislativo y dijo a la prensa que «es impresionante lo animada que está», agregó que le reafirmaron su lealtad y que la estrategia será «resistir el golpe de Estado en el Senado»..

La votación contra Rousseff ha llevado a miles de sus seguidores a las calles de las principales ciudades del país pues una amplia franja de la población señala que millones de pobres brasileños han salido de la miseria en la última década gracias al Partido de los Trabajadores de la mandataria, y consideran que la votación legislativa es antidemocrática, añadió AP.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.