Presidenta Rousseff asegura que es víctima de un proceso basado en injusticia y fraude

La mandataria brasileña afirmó que los juicios políticos se han vuelto un instrumento contra los presidentes electos. Senado brasileño comienza tramitación de juicio político a Dilma

Autor:

Juventud Rebelde

BRASILIA, abril 19. —La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, expresó este martes que en su nación hay una vena golpista que estaba dormida. Aseguró que los procesos de juicio político se han vuelto un instrumento contra los mandatarios electos democráticamente.

Recalcó que no es responsable de ningún crimen ni de la crisis económica. «Soy víctima de un proceso basado en injusticia y fraude», informa Telesur.

Alertó que su mandato es blanco desde hace meses de desestabilización por parte de sectores de la derecha nacional e internacional.

Asimismo, Rousseff rechazó el acoso judicial en su contra sin fundamentos sólidos.

La Ejecutiva describe que las operaciones financieras que se han hecho en su Gobierno están sujetas a la ley, al tiempo en que desestimó que ninguno de los diputados que aprobó el juicio habló claramente de los motivos.

Comienza tramitación de juicio político

El Senado Federal de Brasil inicia este martes la tramitación del pedido de juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff, cuando líderes de los partidos políticos se reúnan con vista a definir la integración de un comité especial para el tema, refiere Prensa Latina

La comisión tendrá 42 integrantes (21 miembros plenos y otros tantos suplentes) y se conformará según la proporción de las bancadas de los partidos o bloques partidarios.

Según confirmó la víspera el presidente del Senado, Renan Calheiros, la reunión de los líderes partidarios —que también deberá trazar un calendario de trabajo— tendrá lugar previo a la sesión plenaria de la Casa, en la cual se leerá la autorización aprobada por la Cámara de Diputados para iniciar el impeachment.

Calheiros, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), señaló además que el Senado no puede agilizar el trámite sin que parezca un atropello, ni prolongarlo sin que parezca arbitrario, en respuesta a la solicitud de acelerar el mismo formulada por el titular de la cámara baja, Eduardo Cunha.

Aseguró asimismo que se garantizarán el pleno derecho de defensa, así como el respeto al debido proceso.

Según Cunha, la demora en el trámite puede resultar muy perjudicial para el país.

Hoy en Brasil no hay gobierno, sino a medias, y eso no es bueno para nadie, manifestó Cunha, quien el propio domingo, al término de la votación, ya había intentado presionar al Senado, porque cuanto más tiempo este se lleve para decidir, «la situación va a empeorar», advirtió.

De acuerdo con el procedimiento establecido, una vez definidos los integrantes de la comisión especial del Senado, estos tendrán un plazo de 48 horas para elegir a su presidente y al relator, lo que deberá acontecer la próxima semana debido al feriado nacional del 21 de abril.

A partir de entonces, el grupo de trabajo tendrá 10 días para presentar un informe sobre la admisibilidad o no del procedimiento, el cual será votado en el seno de esta y analizado también por el pleno del Senado, cualquiera sea el resultado.

En ambos casos, para su aprobación se requerirá solo la mayoría simple.

De admitirse la apertura del juicio político, lo cual se estima pudiera quedar definido entre el 10 y el 11 de mayo, la Presidenta será notificada y apartada del cargo por un período máximo de 180 días para que los senadores concluyan el proceso.

Si se llegara a esta instancia, las sesiones serían encabezadas por el Presidente del Supremo Tribunal Federal y la aprobación de la casación del mandato de la jefa de Estado requeriría el apoyo de dos tercios (54) de los miembros del Senado.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.