Juicio contra Rousseff en manos de comisión del Senado

Los nombres de los 21 miembros titulares del comité e igual cantidad de suplentes fueron decididos por los partidos políticos y bloques partidarios representados, en correspondencia con el tamaño de sus bancadas

Autor:

Juventud Rebelde

BRASILIA,  abril 25.— El Senado Federal de Brasil votará en sesión plenaria la composición de la comisión especial encargada de examinar el pedido de juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff, que fue aprobado antes por la Cámara de Diputados.

Los nombres de los 21 miembros titulares del comité e igual cantidad de suplentes fueron decididos por los partidos políticos y bloques partidarios representados, en correspondencia con el tamaño de sus bancadas, reportó PL.

De esa forma, el que mayor número de representantes tendrá (cinco) será el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), que abandonó la coalición gubernamental a fines de marzo último y cuyo líder, el vicepresidente Michel Temer, fue catalogado por Rousseff de traidor y como uno de los artífices del golpe en curso.

El PMDB tiene asimismo el derecho de escoger el titular de la comisión, lo cual ocurrirá este martes cuando se elijan también el vicepresidente y el relator y quede formalmente instalada la misma, en una reunión —la primera del colegiado— que será convocada por el senador más viejo, el peemedebista Raimundo Lira.

Una vez instalado, el comité especial contará con diez días hábiles para que el relator presente su parecer sobre la admisibilidad o no del procedimiento, el cual será debatido y votado en el seno de este. Para aprobarlo se requerirá solo la mayoría simple.

Cualquiera sea el resultado de la votación en la comisión, la decisión final sobre la apertura o no del proceso de destitución corresponderá al pleno del Senado, que después de conocer el informe del relator tendrá 48 horas para someterlo a votación. Igualmente, su aprobación será por mayoría simple (41 votos de entre 81 integrantes).

En caso que el parecer del relator fuera favorable al impeachment y luego el plenario de los senadores lo rechazara, la denuncia contra la Presidenta sería archivada.

De admitirse el inicio del juicio político, lo cual se estima pudiera quedar definido entre el 10 y el 11 de mayo, la Presidenta será notificada y apartada del cargo por un período máximo de 180 días para que los senadores concluyan el proceso.

Si se llegara a esta instancia, las sesiones serían encabezadas por el presidente del Supremo Tribunal Federal (STF) Ricardo Lewandowski y la aprobación de la cesación del mandato de la Jefa de Estado requeriría el apoyo de dos tercios (54) de los miembros del Senado.

En tanto, el conocido jurista español Baltasar Garzón denunció que la solicitud de juicio político contra Rousseff, es una maniobra de golpe institucional fraguada por las poderosas corporaciones económicas.

Garzón, quien cobró notoriedad mundial por promover una orden de arresto contra el exdictador chileno Augusto Pinochet, señaló que tanto Rousseff como su predecesor Luiz Inácio Lula da Silva son víctimas de un aquelarre expiatorio por parte de quienes buscan alcanzar el poder a cualquier precio.

En un artículo publicado en el diario El País, el célebre magistrado consideró que el espectáculo ofrecido con el juicio a la mandataria «se asemeja mucho a los ya vividos en otros países como Honduras y Paraguay, en los que, como ahora, el golpe se fraguó institucionalmente».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.