Giros en el proceso contra Rousseff

El presidente del Senado brasileño, Renán Calheiros, rechazó la suspensión y defendió la continuidad del proceso

Autor:

Juventud Rebelde

Brasilia, mayo 9.— Tras conocerse que el presidente en funciones de la Cámara de Diputados, Waldir Maranhao, había pospuesto la sesión en la cual se decidiría el pedido de impeachment contra la mandataria Dilma Rousseff, el presidente del Senado brasileño, Renán Calheiros, rechazó luego la suspensión y determinó la continuidad del proceso.

Según reportara en la mañana de este lunes el diario Folha de Sao Paulo, la votación, prevista para el miércoles próximo en el Senado, sería retomada por los legisladores de la Cámara Baja en un plazo de cinco sesiones, pero, en horas de la tarde, Calheiros calificó como «intempestiva» y «sin cabida» la decisión y afirmó que esta no podría «ser aceptada».

Calheiros dijo sobre que el Senado ya discute el asunto desde hace varias semanas y se eligió una comisión especial que analizó la base jurídica de los cargos que se le imputan a Rousseff. Añadió que la «decisión monocrática», como ratificó la adoptada por Maranhao, puede imponerse al colegiado de la Cámara Baja, que por 357 votos de los 513 posibles decidió el pasado 17 de abril que el juicio contra Rousseff tiene base jurídica y, de esa manera, debe continuar en el Senado.

Maranhao, del derechista Partido Progresista (PP), acató una demanda de la Abogacía General del Estado, que pidió la nulidad de esa votación en la Cámara Baja sobre la base de «vicios» en el proceso, que fue conducido por el expresidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha.

De acuerdo con DPA, en opinión de Maranhao, quien junto con la anulación determinó una nueva votación del pedido de impeachment, los vicios anulan el pleno derecho de la sesión que hizo avanzar la acción al Senado.

Entre otros, el legislador cuestionó varios aspectos formales de la votación en Diputados, como por ejemplo que los parlamentarios hubiesen anunciado la posición antes de la votación y que la defensa de Rousseff debería haber podido intervenir durante la votación.

No obstante, Calheiros consideró que no procede la decisión de Maranhao y mantuvo la votación en el plenario del Senado, prevista para el miércoles 11.

En esa instancia se necesitan un mínimo de 41 votos, sobre un total de 81 senadores, para que la Cámara Alta decida la apertura del juicio político contra la mandataria.

Si eso ocurre, Rousseff será separada del cargo por un plazo máximo de 180 días, durante los cuales asumirá su lugar el vicepresidente Michel Temer. En caso de que se llegue a la destitución, Temer completará el mandato que concluye el 1ro. de enero de 2019, pero si la mandataria fuera absuelta recuperaría el cargo una vez que el proceso concluya.

Según sondeos que realizan medios locales, ya hay al menos 50 senadores dispuestos a votar a favor del enjuiciamiento de Rousseff, el cual ya fue avalado por una comisión especial de la Cámara Alta, que la semana pasada apoyó la acción con 15 votos a favor y cinco en contra.

El presidente en ejercicio de la Cámara Baja sustituyó la semana pasada en la Presidencia del cuerpo al diputado Eduardo Cunha, suspendido en sus funciones por corrupción, y según una orden del Supremo Tribunal Federal.

La máxima instancia judicial del país acusó a Cunha de usar su cargo para obstaculizar las investigaciones que lo tienen en la mira de la justicia por sus nexos con el escándalo de corrupción en Petrobras.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.