Senado de Brasil iniciará debates para definir calendario de impeachment contra Rousseff

Tras la aprobación el pasado jueves de la apertura del juicio, el trámite deberá regresar a una comisión especial integrada por 21 senadores

Autor:

Juventud Rebelde

El Senado de Brasil definirá en los próximos días el calendario del proceso contra la presidenta Dilma Rousseff, suspendida por 180 días y sustituida por Michel Temer, contra quien este lunes se realizarán actos de resistencia en las calles de ese país, informó Telesur.

Después de que el pleno de la Cámara alta aprobara el pasado jueves la apertura del juicio, por 55 votos contra 22, el trámite deberá regresar a una comisión especial integrada por 21 senadores que se abocará a estudiar y escuchar los alegatos de la acusación y la defensa.

Durante los seis meses que la presidenta Rousseff estará separada del cargo, las autoridades brasileñas se encargarán de encontrar las pruebas que no fueron presentadas ni en la Cámara Baja, ni en el Senado y que paradójicamente no fueron necesarias para la aprobación del juicio político.

El senador Raimundo Lira, quien preside la comisión especial, anunció que discutirá el calendario del proceso a partir de este martes cuando se reunirá con el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lewandowski, que estará directamente al frente del trámite a partir de ahora.

«Tenemos hasta 180 días para realizar el proceso, pero no tenemos la intención de usar todo ese plazo», aseguró.

Golpe sin armas

Por su parte, el abogado Juan Eduardo Cardozo, quien encabeza la defensa de Rousseff, aseguró que las acciones implementadas hasta ahora son ilegales y señaló el impeachment como un golpe de Estado sin armas.

En entrevista concedida a El Espectador, Cardozo explicó que «Brasil tiene un sistema presidencial y nuestra Constitución es clarísima cuando dice que el presidente de la República solo puede ser apartado del poder cuando ocurre un delito de responsabilidad, cuando comete crímenes que atenten contra las leyes».

Respecto a esto, recalcó que las acusaciones contra Dilma Rousseff no tienen nada que ver con desviado recursos, algo que sí es un crimen.

«Lo que ella hizo fue algo de manejo administrativo. Las acusaciones que se le hacen son dos: una, maquillar las cuentas fiscales de 2014, y dos, retrasar los pagos al Banco Central. Nada de eso ocurrió», aclaró.

El pasado jueves, Michel Temer pasó a ser el presidente interino de Brasil luego de que la mandataria Rousseff, elegida con 54 millones de votos populares, fuera separada de su cargo por seis meses para enfrentar un juicio político, por supuesta tergiversación de cifras durante 2014 y 2015.

Durante su primera intervención como mandatario interino, Temer recalcó que una de las principales medidas será «recuperar» la economía de Brasil a través de convenios con el sector privado. «El Gobierno no puede sobrellevar todas las demandas de un pueblo, se necesita la inversión privada y eso es lo que yo haré», aseguró.

El político, acusado de corrupción, dijo que mantendrá los programas sociales emprendidos por la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, sin embargo, su proyecto de Gobierno orientado a la privatización contrasta sus declaraciones.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.