La geopolítica imperial se ha planteado retomar Nuestra América

Denuncia el presidente Nicolás Maduro campaña que busca la intervención militar en Venezuela con eje Madrid-Bogotá-Miami, y centro en Washington

Autor:

Juventud Rebelde

CARACAS, mayo 17.— El pueblo de Venezuela, que lucha contra pretensiones imperiales para acabar con su independencia, tiene como destino la victoria de la patria, indicó el presidente Nicolás Maduro, al finalizar la rueda de prensa internacional que ofreció desde el Salón Ayacucho del Palacio de Miraflores, para denunciar ante el mundo y el pueblo venezolano los ataques a la Revolución Bolivariana que buscan socavar la democracia y la paz en la región.

Maduro consideró que era muy importante para el destino de Venezuela la rueda de prensa internacional con medios de comunicación y agencias de noticias que, además, llegó a la misma hora a periodistas, intelectuales y líderes de opinión pública presentes en las distintas embajadas y consulados de la República Bolivariana de Venezuela en el mundo.

«Venezuela en este momento está siendo el centro de una agresión sistemática, política, mediática, de carácter diplomático, que rompe los parámetros regulares de lo que hemos conocido en 17 años de Revolución Bolivariana», dijo Maduro, quien agregó que en esos 17 años se han enfrentado, derrotado y neutralizado «diversas modalidades de esta agresión internacional, de este complot internacional de los poderes del capitalismo mundial, y hemos salido airosos porque hemos defendido a nuestra patria siempre con la verdad, y hemos salido airosos porque Venezuela tiene una profunda historia de lucha por nuestro derecho a la independencia, a la soberanía; nuestro derecho a ser, a hacer, a gobernarnos».

Detalló aspectos de la campaña mediática mundial, que se fue haciendo más intensa desde el 2014, cuando apoyó las guarimbas violentas que dejaron 43 muertos, más de 900 heridos y más de 300 venezolanos con graves discapacidades, y que llamaron «a una guarimba internacional fuerte, intensa».

Durante aquella campaña, señaló, «el gobierno de Estados Unidos en ese período de cinco o seis meses de guarimbas, pretendió emboscadas en varios escenarios internacionales, emboscadas fracasadas y sacó más de 400 declaraciones. Desde el presidente Barack Hussein Obama, el Secretario de Estado, el Jefe del Comando Sur, todos los funcionarios a quienes les ponían un micrófono en Estados Unidos en ese período lanzaron no sé cuántas advertencias, amenazas, profecías que trataron de autocumplir».

Puntualizó que ahora se han recrudecido las amenazas y los llamados al intervencionismo «que han llegado al colmo de la declaración del expresidente de Colombia, Álvaro Uribe Vélez, quien el viernes pasado, desde Miami, acompañado del Secretario General de la OEA, llamó a una intervención militar en Venezuela», denunció Maduro. «Eso nunca había sucedido, ¡nunca había sucedido el llamar a una intervención militar en Venezuela!», subrayó.

«Por eso creí necesario convocar esta rueda de prensa internacional, interconectada con todas nuestras embajadas, porque necesitamos levantar una contraofensiva política, diplomática y convocar a la movilización de la conciencia mundial en defensa del derecho a la paz, a la independencia y a la democracia en Venezuela», agregó Maduro.

Para justificar una intervención militar

Denunció enérgicamente que agentes externos aliados con factores políticos internos quieren llevar a Venezuela «a una situación de violencia generalizada que no han logrado, y esta campaña, sencillamente, precede la búsqueda de los justificativos para una intervención general en nuestro país», a lo que acotó que estas advertencias y denuncias «no es para crear alarmas», ni exageraban ni un ápice.

Apuntó que en esos planes están involucrados «importantes sectores del poder mediático dueños de televisoras del país, dueños de medios de comunicación impresos», también «importantes sectores de la oligarquía, de la minoritaria oligarquía parasitaria involucrados en estos planes, y hoy puedo decir que prácticamente es toda la oposición política venezolana, y esa Asamblea Nacional inoperante, ineficiente, incapaz, inútil, dominada por la vieja oligarquía adeca, burguesa, está involucrada en estos planes».

«Ninguno de estos planes,   hasta ahora, ha logrado el punto de provocación que están buscando, no lo ha logrado y nosotros vamos a hacer todo, todo lo que esté en nuestras manos, en mis manos como Presidente, y que esté en la Constitución para seguir ganando la paz interna y para seguir ganando la batalla por la verdad internacional».

Frente a ello están la movilización del pueblo, la activación de la Agenda Económica Bolivariana, el mantenimiento de todos los planes en materia de educación, salud, vivienda, las misiones, grandes misiones, el tener al pueblo informado y despierto, la activación de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), y el caminar junto al pueblo que quiere la paz.

Especificó que hay dos grandes tareas: «ganar la paz interna y a la vez ganar la batalla de la verdad, la paz internacional, el respeto a Venezuela, el derecho que tenemos a darnos nuestro propio sistema político, económico y social, el derecho que tenemos a que nadie se meta en los asuntos internos de Venezuela; los asuntos de los venezolanos son nuestros, un pueblo orgulloso de ser hijo de los libertadores, y en 17 años hemos aprendido a cultivar ese orgullo, esa dignidad, ese carácter rebelde, y cuando nos tocan desde el imperio nos ponemos brutos, cuando el imperio nos quiere imponer algo nos ponemos brutos», advirtió a los poderes que quieren lograr el objetivo de derrotar a la Revolución Bolivariana.

Hizo referencia al golpe en Brasil y anotó que «es una misma geopolítica, la geopolítica imperial», para la «reconquista de América Latina y el Caribe que ha desplegado el imperio estadounidense con sus aliados europeos, y por eso callan con el golpe de Estado en Brasil, y por eso se abalanzan y se lanzan contra Venezuela creyendo que les llegó el momento».

Aseguró que en Brasil han dividido y creado el caos con la suspensión de la presidenta Dilma Rousseff, «de manera injusta, ilegal, apresurada, como una medida totalmente desproporcionada a los elementos que se le acusan, que no tienen ningún sustento».

Ahora van por Venezuela, que está observando y denunciando toda esta campaña que tiene varios epicentros: uno de ellos es España, donde expuso la campaña permanente en su contra de los diarios ABC, El País y El Mundo como parte de la obsesión de las oligarquías y el fascismo español y de algunos millonarios venezolanos radicados en Madrid que no descansan ni un minuto en «hacer campaña contra su propia patria» y preparan el escenario en el mundo para montar un escenario de violencia y justificar una intervención militar en Venezuela.

Con la misma agenda de 2002

Una campaña que va acompañada de medios nacionales como El Nacional, que pone titulares como The Washington Post:  «Venezuela requiere desesperadamente de intervención política exterior» y llama la atención sobre las decenas de artículos del The Washington Post, The New York Times, The Wall Street Journal y de toda la prensa del poder estadounidense.

Agregó en esa denuncia de los ejes contra Venezuela que «hace unas semanas atrás, el presidente Barack Obama ratificó el decreto declarando a Venezuela una amenaza inusual, extraordinaria contra Estados Unidos», una orden presidencial contra la que se han levantado la Unasur, todos los gobiernos de la Celac, 120 gobiernos del Movimiento de Países No Alineados, 143 gobiernos del G-77 más China, además de intelectuales, movimientos sociales, y políticos.

Destacó Maduro que los medios televisivos privados, coordinados, tienen la misma agenda del 2002.

«Toda esta campaña tiene un centro, tiene un eje, el eje Madrid-Bogotá-Miami; pero tiene un centro de planificación, de ejecución, de órdenes, de lobbies, de fuerza, de financiamiento.  Ese centro está en Washington, toda esta campaña mundial, todos los embajadores de los Estados Unidos de Norteamérica en el mundo tienen entre su prioridad el lobby para tratar de sumar en contra de Venezuela y hacernos daño», destacó en su denuncia el Presidente venezolano.

«Las presiones que hay sobre los gobiernos de América Latina y el Caribe contra Venezuela no conocen parangón en 17 años», puntualizó Maduro, quien señaló la intensísima actividad de «las embajadas de Estados Unidos presionando a jefes de Estado, a jefes de Gobierno, persiguiendo cancilleres».

Apuntó que para el imperio los tiempos de los golpes de Estado no acaban nunca, «porque su objetivo es dominar, es dominarnos; su objetivo es retomar el poder de dominación que tuvieron todo el siglo XX y lo perdieron en el siglo XXI y será para siempre, porque este país no lo podrán gobernar ni dominar más nunca, ni el imperio estadounidense, ni ninguna fuerza imperial del mundo, ¡más nunca se lo permitiremos!».

Anunció que Nuestra América se está preparando para una nueva ola revolucionaria de pueblos que se levantarán con más conciencia, con más fuerza, con más claridad y Venezuela estará allí en la vanguardia «con nuestras ideas, con nuestra moral, con nuestros sueños, con nuestro Bolívar, con nuestro Chávez».

De la prensa de Bogotá, Madrid y Miami dio datos precisos de los artículos e informaciones contra Venezuela que han publicado en los cuatro primeros meses de este año, por lo que concluyó que toda esa campaña amerita lanzar una contraofensiva de nuevo tipo e hizo un llamado a todos los sectores honestos para que escuchan este mensaje: «Venezuela quiere paz, Venezuela es un factor clave de cooperación y estabilidad del continente sudamericano, del Caribe, de Centroamérica. Venezuela tiene una diplomacia que tiene como eje central la construcción de la paz, con igualdad, con justicia, con integración.

«Venezuela tiene derecho a vivir, a crecer, a desarrollarse, a enfrentar sus problemas, a superarlos, y desde Venezuela hacemos un llamado a la solidaridad mundial de líderes, de lideresas, de movimientos sociales, de presidentes, presidentas, primeros ministros, de gobiernos del mundo entero.

«En Venezuela se está jugando la paz de esta América y se está jugando el futuro de nuestra propia independencia en este siglo XXI».

Ante las amenazas, planes e incursiones militares, dijo el presidente Nicolás Maduro, «he tomado las decisiones, las medidas especiales que me vayan garantizando y nos vayan garantizando la gobernabilidad, la paz, la integridad de nuestro país, y sobre todo los derechos de nuestro pueblo» al que llamó a la máxima moral combativa.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.