Presidenta brasileña Dilma Rousseff opina sobre Gobierno interino

En un encuentro con blogueros, afirmó que las medidas de Temer son un retroceso para los logros de su Gobierno. En entrevista exclusiva reciente, la dignataria ha afirmado su convicción de lucha

Autor:

Juventud Rebelde

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, aseguró este viernes que las decisiones adoptadas por el Gobierno provisional de Michel Temer son un retroceso para los logros alcanzados durante los últimos 14 años de gestión del Partido de los Trabajadores (PT), durante un encuentro con blogueros en la ciudad de Belo Horizonte, informa Telesur.

En el acto, la dignataria fue recibida por más de 30 mil brasileños.

Criticó que no haya representación de la población afrodescendiente ni femenina en el gabinete del Gobierno interino de Temer, lo cual «es la cara más triste de este Gobierno, lo que muestra su realidad».

«Temo que el Gobierno ilegítimo al tratar implantar ciertas medidas solamente tenga el recurso de la represión para que esas sean viables», advirtió Rousseff, quien aseguró que se convertirá en la vigilante de las conquistas y derechos de los brasileños, así como de la democracia.

Asimismo, aseguró que no se quedará presa en el Palacio de la Alvorada, sede de Gobierno, como pretenden algunos sectores del país, en cambio, luchará en todos los escenarios posibles para demostrar que las acusaciones en su contra son infundadas.

La jefa de Estado explicó que la condenan por una acción presidencial contemplada en «la ley presupuestaria que se aprueba cada año y que me da el derecho a hacer créditos suplementarios, y me acusan de haber hecho seis decretos que están previstos ya en la ley», añade el medio.

La presidenta brasileña criticó la nueva política externa implementada por el Gobierno provisional en la que le hablaban delicadamente a los países poderosos y mal a naciones como Bolivia, lo que significa «disminuir a Brasil a un nivel en el que no se reconoce que tiene la quinta economía del mundo» y su población «de 204 millones de personas».

«Nuestra política le dio valor a América Latina, África, a los BRICS (Brasil, Rusia, India,China y Sudáfrica) eso hizo que fuéramos respetado internacionalmente», sentenció.

Rousseff repudió además, que el Gobierno de Michel Temer busque reducir el presupuesto de programas sociales como Bolsa Familia. Precisó que pretenden que ese beneficio sea solo para cinco por ciento de los pobres, lo que dejaría a 36 millones de personas fuera de este programa social que incluye 40 millones de personas, de las cuales 17 millones son niños.

En entrevista exclusiva a RT, que tuvo lugar este jueves la Jefa de Estado afirmó que el impeachment en su contra es un chantaje de la oligarquía y que el nuevo Gobierno de Brasil está dominado por políticos neoliberales. «Voy a luchar cada día, cada minuto contra este impeachment», aseguró a ese medio ruso.

En esas declaraciones, las primeras desde su separación temporal de funciones como mandataria, Rousseff afirmó «Me juzgan por una cuestión pública, por problemas de crédito suplementario, algo que todos los presidentes antes de mí hicieron. Nunca fue un crimen y no se va a convertir ahora en crimen cuando no había ninguna disposición que lo estableciera como tal»(...) «Brasil tiene un régimen presidencialista» (...) «no es posible apartar al jefe del Estado y de Gobierno sin que exista un delito»Y concluía, «Es un golpe porque la propia Constitución explicita que es necesario que haya delito de responsabilidad».

El medio ruso también entrevistó al exdignatario brasileño Lula Da Silva, quien afirmó que Rousseff se haya separada de su cargo por un «capricho político».

El Senado de Brasil aprobó el proceso de impeachment contra Dilma Rousseff el pasado 12 de mayo con 55 votos a favor, 22 en contra y 1 abstención (de 78 de los 81 miembros del cuerpo colegiado).

En este período las autoridades brasileñas se encargarán de encontrar las pruebas contra la mandataria que no fueron presentadas ni en la Cámara baja ni en el Senado.

La acusación central de la oposición contra Rousseff para justificar un juicio político es la supuesta violación de normas fiscales al maquillar el déficit presupuestario de 2015. Sin embargo, no se han presentado pruebas en su contra.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.