La AEC buscará en La Habana fortalecerse y revitalizarse

Del 2 al 4 de junio próximo la región del Caribe y numerosos observadores estarán presentes para evaluar logros y retos

Autor:

Juana Carrasco Martín

La Asociación de Estados del Caribe (AEC), que del 2 al 4 de junio celebrará su 7ma. Cumbre en La Habana, busca en este encuentro revitalizarse y fortalecerse como organismo de integración regional y enfrentar desde la unidad los retos para la estabilidad, la paz y la concordia en el área, dijo en conferencia de prensa Manuel Aguilera, director general de la Dirección de América Latina y el Caribe de la Cancillería cubana.

«No podemos permanecer indiferentes a la compleja coyuntura actual de América Latina y el Caribe», expresó Aguilera, quien subrayó que esta situación es «consecuencia de la contraofensiva oligárquica con apoyo imperial contra los Gobiernos populares y progresistas surgidos tras el fracaso del neoliberalismo en nuestra región», y al respecto precisó la importancia de la guía de los postulados de la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, firmada en la 2da. Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, en enero de 2014.

En ese escenario que reunirá a los 25 estados miembros plenos de este instrumento de cooperación, consulta y concertación política, surgido el 24 de julio de 1994, participarán 16 jefes de Estado y de Gobierno y delegaciones de alto nivel, junto con los siete miembros asociados, los observadores y los invitados de la secretaría general de la AEC y los de Cuba, como país anfitrión que ocupa la presidencia desde enero de este año.

Aguilera informó que el día 2 de junio será la reunión preparatoria de los funcionarios y técnicos de alto nivel y el día 3 los cancilleres, para evaluar los resultados de los dos últimos años desde la 6ta. Cumbre de la AEC que se realizó en Mérida, México.

También avanzarán las discusiones para presentar a la Cumbre del día 4 los documentos que deben refrendar los Jefes de Estado: la Declaración de La Habana y el Plan de Acción 2016-2018, los que trazarán la agenda de trabajo durante el período de presidencia cubana, y que esperan sea trascendental para el futuro de la región en busca de la mayor cooperación y concertación, independientemente de su heterogeneidad política, económica y social.

En la reunión en La Habana, se tomarán varias decisiones de funcionamiento, como es la elección de un nuevo secretario general, al cumplirse el mandato del colombiano Alfonso Múnera, y además los países miembros plenos darán su evaluación a las nuevas solicitudes de ingreso, en el caso de la isla caribeña de San Martín, como miembro asociado, y como observadores, de Bolivia, Uruguay, Kazajistán y la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP).

Aguilera consideró que la 7ma. Cumbre de la AEC igualmente analizará el desarrollo del comercio y de las inversiones en los países de la región, para lo que tienen el propósito de «encontrar soluciones novedosas, factibles y convenientes para todos en esta área».

Entre los temas primordiales está la promoción del Caribe como zona de turismo multidestino y sustentable, la cooperación para enfrentar los efectos del cambio climático, fenómeno determinante para la existencia misma de algunos de los países miembros, como son las pequeñas islas del Caribe, y para sus bases económicas.

Al respecto, Manuel Aguilera informó que Cuba ha presentado y encabeza proyectos destinados a mitigar esos efectos de riesgo del cambio climático y para disminuir los daños a los arrecifes coralinos del Caribe. Al mismo tiempo puntualizó que uno de los cuatro sectores de trabajo prioritarios es la reducción de los riesgos de desastres naturales, como son los casos de los huracanes, cada vez más intensos.

Los otros sectores priorizados son el comercio, el turismo y el transporte, y en cuanto a la Cumbre aseguró que están creadas las condiciones para el desarrollo exitoso de la importante reunión que servirá para el fortalecimiento de una organización que ya tiene 22 años de existencia, y cuyos estados miembros están sometidos a los embates de la crisis global.

Cuba preside el Consejo de Ministros de la AEC desde enero de 2016 por acuerdo de su 21 Reunión Ordinaria, celebrada en Pettiville, Haití, y ejercerá esa función hasta 2017.

La Asociación de Estados del Caribe (AEC), que del 2 al 4 de junio celebrará su 7ma. Cumbre en La Habana, busca en este encuentro revitalizarse y fortalecerse como organismo de integración regional y enfrentar desde la unidad los retos para la estabilidad, la paz y la concordia en el área, dijo en conferencia de prensa Manuel Aguilera, director general de la Dirección de América Latina y el Caribe de la Cancillería cubana.

«No podemos permanecer indiferentes a la compleja coyuntura actual de América Latina y el Caribe», expresó Aguilera, quien subrayó que esta situación es «consecuencia de la contraofensiva oligárquica con apoyo imperial contra los Gobiernos populares y progresistas surgidos tras el fracaso del neoliberalismo en nuestra región», y al respecto precisó la importancia de la guía de los postulados de la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, firmada en la 2da. Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, en enero de 2014.

En ese escenario que reunirá a los 25 estados miembros plenos de este instrumento de cooperación, consulta y concertación política, surgido el 24 de julio de 1994, participarán 16 jefes de Estado y de Gobierno y delegaciones de alto nivel, junto con los siete miembros asociados, los observadores y los invitados de la secretaría general de la AEC y los de Cuba, como país anfitrión que ocupa la presidencia desde enero de este año.

Aguilera informó que el día 2 de junio será la reunión preparatoria de los funcionarios y técnicos de alto nivel y el día 3 los cancilleres, para evaluar los resultados de los dos últimos años desde la 6ta. Cumbre de la AEC que se realizó en Mérida, México.

También avanzarán las discusiones para presentar a la Cumbre del día 4 los documentos que deben refrendar los Jefes de Estado: la Declaración de La Habana y el Plan de Acción 2016-2018, los que trazarán la agenda de trabajo durante el período de presidencia cubana, y que esperan sea trascendental para el futuro de la región en busca de la mayor cooperación y concertación, independientemente de su heterogeneidad política, económica y social.

En la reunión en La Habana, se tomarán varias decisiones de funcionamiento, como es la elección de un nuevo secretario general, al cumplirse el mandato del colombiano Alfonso Múnera, y además los países miembros plenos darán su evaluación a las nuevas solicitudes de ingreso, en el caso de la isla caribeña de San Martín, como miembro asociado, y como observadores, de Bolivia, Uruguay, Kazajistán y la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP).

Aguilera consideró que la 7ma. Cumbre de la AEC igualmente analizará el desarrollo del comercio y de las inversiones en los países de la región, para lo que tienen el propósito de «encontrar soluciones novedosas, factibles y convenientes para todos en esta área».

Entre los temas primordiales está la promoción del Caribe como zona de turismo multidestino y sustentable, la cooperación para enfrentar los efectos del cambio climático, fenómeno determinante para la existencia misma de algunos de los países miembros, como son las pequeñas islas del Caribe, y para sus bases económicas.

Al respecto, Manuel Aguilera informó que Cuba ha presentado y encabeza proyectos destinados a mitigar esos efectos de riesgo del cambio climático y para disminuir los daños a los arrecifes coralinos del Caribe. Al mismo tiempo puntualizó que uno de los cuatro sectores de trabajo prioritarios es la reducción de los riesgos de desastres naturales, como son los casos de los huracanes, cada vez más intensos.

Los otros sectores priorizados son el comercio, el turismo y el transporte, y en cuanto a la Cumbre aseguró que están creadas las condiciones para el desarrollo exitoso de la importante reunión que servirá para el fortalecimiento de una organización que ya tiene 22 años de existencia, y cuyos estados miembros están sometidos a los embates de la crisis global.

Cuba preside el Consejo de Ministros de la AEC desde enero de 2016 por acuerdo de su 21 Reunión Ordinaria, celebrada en Pettiville, Haití, y ejercerá esa función hasta 2017.

La Asociación de Estados del Caribe (AEC), que del 2 al 4 de junio celebrará su 7ma. Cumbre en La Habana, busca en este encuentro revitalizarse y fortalecerse como organismo de integración regional y enfrentar desde la unidad los retos para la estabilidad, la paz y la concordia en el área, dijo en conferencia de prensa Manuel Aguilera, director general de la Dirección de América Latina y el Caribe de la Cancillería cubana.

«No podemos permanecer indiferentes a la compleja coyuntura actual de América Latina y el Caribe», expresó Aguilera, quien subrayó que esta situación es «consecuencia de la contraofensiva oligárquica con apoyo imperial contra los Gobiernos populares y progresistas surgidos tras el fracaso del neoliberalismo en nuestra región», y al respecto precisó la importancia de la guía de los postulados de la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, firmada en la 2da. Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, en enero de 2014.

En ese escenario que reunirá a los 25 estados miembros plenos de este instrumento de cooperación, consulta y concertación política, surgido el 24 de julio de 1994, participarán 16 jefes de Estado y de Gobierno y delegaciones de alto nivel, junto con los siete miembros asociados, los observadores y los invitados de la secretaría general de la AEC y los de Cuba, como país anfitrión que ocupa la presidencia desde enero de este año.

Aguilera informó que el día 2 de junio será la reunión preparatoria de los funcionarios y técnicos de alto nivel y el día 3 los cancilleres, para evaluar los resultados de los dos últimos años desde la 6ta. Cumbre de la AEC que se realizó en Mérida, México.

También avanzarán las discusiones para presentar a la Cumbre del día 4 los documentos que deben refrendar los Jefes de Estado: la Declaración de La Habana y el Plan de Acción 2016-2018, los que trazarán la agenda de trabajo durante el período de presidencia cubana, y que esperan sea trascendental para el futuro de la región en busca de la mayor cooperación y concertación, independientemente de su heterogeneidad política, económica y social.

En la reunión en La Habana, se tomarán varias decisiones de funcionamiento, como es la elección de un nuevo secretario general, al cumplirse el mandato del colombiano Alfonso Múnera, y además los países miembros plenos darán su evaluación a las nuevas solicitudes de ingreso, en el caso de la isla caribeña de San Martín, como miembro asociado, y como observadores, de Bolivia, Uruguay, Kazajistán y la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP).

Aguilera consideró que la 7ma. Cumbre de la AEC igualmente analizará el desarrollo del comercio y de las inversiones en los países de la región, para lo que tienen el propósito de «encontrar soluciones novedosas, factibles y convenientes para todos en esta área».

Entre los temas primordiales está la promoción del Caribe como zona de turismo multidestino y sustentable, la cooperación para enfrentar los efectos del cambio climático, fenómeno determinante para la existencia misma de algunos de los países miembros, como son las pequeñas islas del Caribe, y para sus bases económicas.

Al respecto, Manuel Aguilera informó que Cuba ha presentado y encabeza proyectos destinados a mitigar esos efectos de riesgo del cambio climático y para disminuir los daños a los arrecifes coralinos del Caribe. Al mismo tiempo puntualizó que uno de los cuatro sectores de trabajo prioritarios es la reducción de los riesgos de desastres naturales, como son los casos de los huracanes, cada vez más intensos.

Los otros sectores priorizados son el comercio, el turismo y el transporte, y en cuanto a la Cumbre aseguró que están creadas las condiciones para el desarrollo exitoso de la importante reunión que servirá para el fortalecimiento de una organización que ya tiene 22 años de existencia, y cuyos estados miembros están sometidos a los embates de la crisis global.

Cuba preside el Consejo de Ministros de la AEC desde enero de 2016 por acuerdo de su 21 Reunión Ordinaria, celebrada en Pettiville, Haití, y ejercerá esa función hasta 2017.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.