El comienzo de una nueva era para Colombia

En los corazones de los colombianos están hoy las víctimas de la lucha por la paz, asegura el Senador Iván Cepeda

Autor:

Yailé Balloqui Bonzón

«ES el hecho más importante de mi vida», asegura, «es la condensación de una lucha que hemos librado durante años». Y lo es, sobre todo, para el senador colombiano Iván Cepeda, quien ha sido un destacado luchador por el fin del conflicto armado en Colombia.

Minutos después de la firma del histórico acuerdo entre el Gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP), el senador por el Polo Democrático conversó con JR y calificó lo pactado este jueves en La Habana como un paso histórico. «Es la primera vez que podemos decir que estamos avanzando hacia el final del conflicto armado colombiano, se trata del fin de la guerra, es el comienzo de una nueva era para Colombia».

«En casi cuatro años de instalada la mesa de conversaciones, no han faltado los recelosos que no le apostaban a la consolidación de un acuerdo de paz. Pero la inmensa mayoría del pueblo colombiano, desea fervientemente la paz», afirmó Cepeda. «Hay escepticismo e incredulidad», sin dudas lógicos después de varios fracasos en este sentido y «muchas veces se tiende a confundir ese escepticismo con una posición adversa a la paz». Pero aseguró estar convencido de que la inmensa mayoría de los colombianos que acaban de ver las imágenes de lo acontecido en La Habana lo hicieron con «lágrimas en los ojos. Lágrimas de felicidad, obviamente».

El senador, víctima también de las décadas de violencia, pues su padre, dirigente del Partido Comunista colombiano y de la Unión Patriótica, fue asesinado por el paramilitarismo, felicitó a las delegaciones del Gobierno y la guerrilla, que han hecho un gran esfuerzo negociador.

Pero en especial, significó la victoria de los movimientos sociales y de esas muchas personas que han muerto en Colombia por buscar el fin del conflicto. «Hoy es justo decir que en nuestra mente y en nuestros corazones están las víctimas de la lucha por la paz».

«Parte de los acuerdos que se han tomado», dijo, «consisten precisamente en darle a los movimientos sociales y a las poblaciones rurales, —víctimas principales de la confrontación armada en Colombia—, una dimensión y participación preponderante».

«En 52 años de lucha armada, de cada diez víctimas, seis son de origen rural. Son esos los movimientos que queremos ver hoy actuando en la primera fila de la política colombiana», sentenció.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.