La paz es posible. Ahora vamos a conseguirla, aseguró el presidente Juan Manuel Santos - Internacionales

La paz es posible. Ahora vamos a conseguirla, aseguró el presidente Juan Manuel Santos

Agradeció la participación de Cuba y de Noruega en el proceso, a los países acompañantes y la presencia de mandatarios latinoamericanos y de la ONU

Autor:

Juana Carrasco Martín

Hoy es un día histórico para nuestro país, después de más de 50 años de muerte, sangre y dolor hemos logrado un acuerdo con las FARC. Nos llena de esperanza, aseguró el presidente Juan Manuel Santos Calderón, al cerrar con sus palabras la ceremonia oficial en La Habana de firma del cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo, dejación de las armas y garantías de seguridad entre su Gobierno y el más importante grupo guerrillero colombiano, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo.

Recordó el mandatario que otros gobiernos colombianos habían adelantado intentos para poner un punto final al conflicto con las FARC-EP, y hoy han dado «el paso más definitivo en esta dirección», no solo con el cese al fuego sino también con un programa preciso para que las FARC dejen las armas para siempre. «Esto significa el fin de las FARC como grupo armado», aseveró Santos.

Apuntó que los jóvenes, niños y también los adultos de su país no han conocido un día sin conflicto armado y los colombianos de todos los sectores han convivido «con el miedo y la incertidumbre de la guerra».

Colombia se acostumbró a vivir en conflicto y no tenemos recuerdo de lo que es vivir en paz, afirmó al acotar que todos los días leían o veían las noticias del horror de la guerra, lo que se volvió parte de la vida cotidiana.

Hoy, con lo que se acaba de firmar, puntualizó, «damos vuelta a esta larga y trágica pagina de nuestra historia», y se abre un nuevo capítulo que «nos devuelve la esperanza», y cicatrizará las heridas.

Afirmó el presidente Juan Manuel Santos que les había llegado «la hora de vivir sin guerra, nos llegó la hora de ser un país en paz, un país con espranza», y los acuerdos logrados en este día «nos garantiza que la paz será sólida», porque el fin de las hostilidades queda asegurado y sea definitivo el camino para que las FARC dejen los observadores designados por la ONU y su Consejo de Seguridad, al que catalogó como la máxima autoridad mundial en materia de segurida y paz.

El presidente Juan Manuel Santos reconoció a las autoridades participantes en este día en La Habana, Ban Ki-moon y los presidentes del Consejo de Seguridad y de la Asamblea General de la ONU, a los observadores que velarán porque se respete el cese al fuego, que el abandono de las armas sea total y efectivo y en los tiempos previstos por el acuerdo.

En su discurso, el mandatario colombiano enfatizó en la importancia de lo obtenido y los agrupó en cinco elementos, al acercarse —consideró— al acuerdo final.

Primero señaló que no habrá más colombianos víctimas de la guerra, aunque todavía existen el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y las bandas asociadas al narcotráfico, pero destacó que el acuerdo con las FARC significa terminar la guerra con el grupo guerrillero más grande e importante.

Como segundo elemento manifestó que habrá justicia para las víctimas de todos estos años de violencia, garantiza sus derechos a la justicia, a la verdad y a la no repetición del conflicto, y que no habrá impunidad para los responsables de crímenes de ningún lado.

Como tercera obtención de este acuerdo enfatizó en que los campos de Colombia tendrán mayor oportunidad para desarrollarse, que cientos de miles de familias expulsadas por la violencia puedan regresar sin temor para desarrollar los campos.

La democracia fortalecida fue el cuarto elemento destacado por el presidente Santos, quien aseveró que ahora todos los colombianos podrán opinar, disentir y construir. Las ideas, dijo, no se defienden con las armas.

Por último, señaló que se obtiene una paz estable y duradera, que les dará la tranquilidad de que «los días oscuros de la guerra con la FARC no volverán jamás».

Eso es lo que se está firmando aquí en La Habana, un país donde todos los colombianos podamos crecer vivir y construir en paz, puntualizó el mandatario.

Anunció que han coincidido con las FARC que van a evacuar a los guerrilleros lo más prontoposible y que el acuerdo final lo firmarán en Colombia.

Tras ese anunció agradeció al presidente cubano y a noruega, también a los mandatarios de Chile y Venezuela por su desempeño como países acompañantes; y por su apoyo a los jefes de Estado que les acompañaron en la ceremonia: México, República Dominicana y El Salvador.

Agregó a esa lista de agradecimientos a Estados Unidos y a la Unión Europea, cuyos representantes estuvieron presentes en La Habana.

Hizo un reconocimiento especial a las fuerzas militares y la policía, de quienes dijo que sin ellos la paz no seria posible.

Reconoció a Timoleón Jiménes, jefe de las FAR el que la lucha ahora será política, con ideas y argumentos, aunque no estáde acuerdo con su visión social y económica del país, pero le dijo que ahora tiene la posibilidad de disentir.

Santos confesó que ha sido «un implacable adversario de las FARC al admitir que «quizás no hay colombiano que los haya combatido con más persistencia», pero agregó que ahora que han pactado «defenderé con igual determinación su derecho a expresarse y seguir por la vida política asi nunca estemos de acuerdo», y les dio la bienvenida a la que dijo es la «esencia de la democracia».

Por último catalogó a la firma de los acuerdos de hoy como un acto fundamental, un pacto histórico que no es «el fin del conflicto, no es el punto de llegada, es el punto de partida para construir un país con espacio para todos».

Al respecto, llamó a todos los colombianos a que se unan «por nuestro presente y futuro, esta es la paz de los colombianos, de todos sin excepción», aseguró, la que dijo han esperado por tantos años y ya no es un sueño pues.

«La paz es posible. Ahora vamos a construirla», concluyó el mandatario Santos.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.