Atentado del EI en Kabul deja 80 muertos

Joven obsesionado con la violencia, autor de la masacre de Múnich

Autor:

Juventud Rebelde

Kabul, julio 23.— El autodenominado Estado Islámico realizó otro cruento atentado contra una manifestación pacífica de la minoría hazara en Kabul que dejó un saldo de 80 muertos y 231 heridos, y se considera el más sangriento reivindicado en Afganistán.

Una marcha sin connotaciones religiosas de ese grupo de origen chiita, para protestar contra un plan energético del Gobierno que los hazaras denuncian que excluye a esta minoría, se vio sobresaltada por al menos una explosión, en la zona de Dehmazang, después de que el fuerte cordón de seguridad les impidiera que alcanzasen el palacio presidencial.

A la explosión siguieron las escenas de cadáveres sobre el asfalto y heridos ensangrentados que pedían ayuda, mientras comenzaban a ser evacuados a hospitales en cualquier vehículo disponible, señaló EFE.

«Los terroristas entraron entre los manifestantes y llevaron a cabo las explosiones», aseguró el presidente afgano, Ashraf Gani.

El mandatario afirmó en un comunicado que entre los fallecidos y heridos se encuentran «miembros de las fuerzas de seguridad y defensa» que vigilaban la marcha, pero sin aportar más detalles.

Mientras, en Berlín se conoció que el joven germano-iraní de 18 años que ayer asesinó a nueve personas en Múnich, su ciudad natal, era un estudiante obsesionado con la violencia y las matanzas y actuó sin ningún tipo de motivación terrorista o islamista, según la investigación de la Policía y la fiscalía alemanas.

Tras la alerta antiterrorista desatada el viernes después del tiroteo en la capital de Baviera, la Policía sigue investigando qué empujó al joven, identificado como David S., a coger una pistola y lanzarse a disparar primero en una hamburguesería, luego en la calle y finalmente en el centro comercial Olympia.

Según la fiscalía, el joven se encontraba bajo tratamiento siquiátrico y el ministro de Interior bávaro, Joachim Hermann, aseguró que hay indicios de que sufría «una perturbación síquica nada leve», reportó EFE.

El jefe de la Policía de Múnich, Hubertus Andr, explicó que en el registro de la habitación del chico, que vivía con su familia, no se ha hallado ningún indicio que lo relacione con la organización terrorista Estado Islámico (EI). Nada apunta a motivaciones políticas o religiosas pero sí se encontraron recortes de periódico sobre grandes operaciones policiales y libros sobre violencia y matanzas.

El ministro de Interior de Alemania Thomas de Maizière confirmó que encontraron documentos sobre Anders Behring Breivik, el noruego que hace cinco años asesinó a 77 personas, y sobre Tim Kretschmer, el joven de 17 años que en 2009 mató a 15 personas en su antiguo colegio en Winnenden (suroeste de Alemania) y luego se suicidó.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.