Derecha brasileña disfraza de legalidad golpe contra Dilma

A la Presidenta se le acusa de emitir créditos suplementarios sin previsión en el Presupuesto Nacional y sin la autorización del Congreso y de atrasar el pago a bancos públicos del país para financiar programas sociales, lo cual se denomina en Brasil «pedaleo fiscal»

Autor:

Juventud Rebelde

BRASILIA, agosto 4.— Sin sorpresas. La comisión especial del Senado que sigue el juicio político contra la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, aprobó este jueves un informe cuya conclusión es que la mandataria, electa por 54,5 millones de brasileños, debe ser destituida.

El texto, presentado el pasado martes por el senador Antonio Anastasia, fue aprobado este jueves por 14 votos a favor y cinco en contra, reportó la agencia EFE.

Este informe le recomienda al pleno del Senado avanzar con el juicio aduciendo que Dilma Rousseff «atentó» contra la Constitución y que existen razones para destituirla.

Esta acusación pasa por alto el informe hecho por técnicos del Senado que concluye que la denuncia contra Rousseff no se ajusta a derecho, apuntó AVN.

A la Presidenta se le acusa de emitir créditos suplementarios sin previsión en el Presupuesto Nacional y sin la autorización del Congreso y de atrasar el pago a bancos públicos del país para financiar programas sociales, lo cual se denomina en Brasil «pedaleo fiscal», refirió Telesur.

Los peritos reconocieron que Rousseff emitió créditos suplementarios sin la aprobación del Congreso, sin embargo, señalaron que esto no constituye un crimen de responsabilidad que decante en su destitución.

Aun así, el informe de Anastasia fue aprobado por la mayoría de la comisión especial responsable del juicio político contra Rousseff, en una maniobra que ha sido denunciada como un proceso de cartas marcadas que avala el golpe de Estado contra el gobierno democráticamente electo.

El informe será leído este viernes 5 de agosto ante el pleno del Senado, que esperará hasta el 9 de agosto para aprobarlo o no, detalló EFE.

Si el pleno aprueba el informe por mayoría simple de 41 votos entre los 81 senadores, la Corte Suprema de Brasil convocará a una última sesión, en la que el pleno decidirá si Dilma Rousseff será destituida o retomará sus funciones como presidenta electa por los brasileños.

Esta última sesión puede durar hasta cinco días y se prevé comience el 29 de agosto, cuando una mayoría calificada de 54 votos definirá si la Presidenta, apartada del poder el 12 de mayo de este año, continúa en sus funciones o si se concreta la última fase del golpe de Estado, puntualizó AVN.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.