Solo hay una forma de juzgar a un presidente: una elección directa, afirma Dilma

Irá al Senado a defender la democracia y pedir justicia

Autor:

Juventud Rebelde

BRASILIA, agosto 18.— La suspendida presidenta brasileña, Dilma Rousseff, dijo este jueves que pedirá justicia y defenderá la democracia en el alegato que dará ante el Senado que busca su destitución, pero sentenció: «Solo hay una forma de juzgar a un presidente: una elección directa».

A siete días del inicio de la fase final del proceso que la suspendió como paso previo para sacarla del poder, lo que ha denunciado como golpe, Rousseff afirmó que está convencida de su lucha y que no puede darse el lujo de pensar en escenarios hipotéticos de derrota.

«Espero del Senado, justicia. En el Senado voy a argumentar, no solo en favor de la democracia, del respeto al voto directo del pueblo brasileño, sino también a argumentar a favor de la justicia», dijo en un encuentro con corresponsales extranjeros, según reportó AFP.

También indicó que no acudir supondría entregar «a los golpistas la democracia» y el «campo de debate democrático» que representa el Senado, señaló EFE.

Dilma Rousseff afirmó también que el país precisa una reforma política y unas nuevas elecciones para superar el «desgaste» causado por el proceso en su contra.

«No es posible tapar el sol con un dedo» y no percibir que el «nivel de estrés y desgaste» impone un nuevo «pacto democrático basado en el voto popular» y que obliga a anticipar las elecciones previstas para 2018. La propuesta de convocar a un plebiscito para que la sociedad decida sobre unas nuevas elecciones fue incluida en una Carta a los Brasileños, que presentó esta semana, frente a la fase final del juicio político que comenzará el próximo día 25.

La primera mujer en llegar a la presidencia de Brasil, de 68 años, está acusada de haber violado la Constitución al autorizar gastos sin la aprobación del Congreso y de manipular las cuentas públicas, lo que le valió la apertura del impeachment por un Parlamento muy adverso a su Gobierno, señaló AFP.

Rousseff, que enfrentó la dictadura militar (1964-1985) como guerrillera, es víctima de un golpe parlamentario encabezado por su vicepresidente Michel Temer, quien actúa como presidente interino y gobernará hasta finales del 2018 si la sentencian, a pesar de la repulsa popular, que el miércoles se expresó con una protesta de más de 5 000 personas, organizadas por el Movimiento de Los Sin Techo, durante la semifinal del torneo masculino de fútbol en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, cuando disputaban Alemania y Nigeria en el estadio Corinthians de Sao Paulo.

EFE afirma que los manifestantes portaban carteles con la frase «Fora Temer» (Fuera Temer), que ha tomado fuerza durante la celebración de los Juegos Olímpicos. Las protestas contra el Gobierno de Temer se han sentido en los escenarios deportivos, en los que se llegó a prohibir este tipo de manifestaciones, y el mandatario en ejercicio fue abucheado durante su rápida intervención en la ceremonia de apertura de las justas veraniegas el pasado 5 de agosto en el estadio Maracaná, agregó la agencia.

En cuanto al proceso a la mandataria brasileña, Dilma dispondrá de media hora —que podría ser extendida— para hacer su alegato el lunes 29 de agosto y se estima que la votación final del Senado sería en torno al 31 de agosto.

Según AFP, pese a que no hay acusaciones de corrupción en contra de Dilma Rousseff, la Corte Suprema aceptó abrir una investigación para determinar si no actuó para entorpecer el trabajo de la justicia en el caso Petrobras.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.