Desacierto de Trump y Peña Nieto ante mexicanos

El Senado de México levantó voces cuestionando la invitación al candidato republicano

Autor:

Juventud Rebelde

MÉXICO, septiembre 2. — La popularidad del presidente de México Enrique Peña Nieto continúa este viernes en baja después de recibir esta semana al xenófobo, ultraderechista y polémico candidato republicano Donald Trump.

La opinión pública, la prensa y en las redes sociales critican a Peña Nieto por invitar y recibir al magnate norteamericano después de su intensa campaña de descréditos contra los nacionales, según reportó Prensa Latina.

Están decepcionados por la postura asumida por Peña Nieto ante el aspirante a la Casa Blanca, aunque éste mostro una postura en defensa de los mexicanos que viven en EE.UU.

En vez de un mensaje conciliador y un perdón, como exigían los nacionales, Donald Trump trajo consigo el lenguaje bucólico, omnipotente, insultando e imponiendo la creación de un muro entre EE.UU. y México.

Para la prensa especializada, Trump llegó para beneficiar su campaña en un encuentro muy arriesgado para México y en especial para su jefe de gobierno.

No se podía esperar otra cosa del magnate, pues durante toda su campaña ha calificado a los emigrantes mexicanos de «violadores y criminales», «proponiéndose expulsar a todos los ilegales, con antecedentes criminales o no, una vez asuma la presidencia».

Algunos estiman que vino a marcar territorio, en una actitud hipócritamente conciliadora, y a tomarle ventaja frente al voto latino a Hillary Clinton, candidata demócrata, y posible presidenta de los EE.UU.

Para Gregorio Arizábal, vendedor ambulante, más indigno fue al no pedir perdón por tantos insultos y acusaciones.

Y es que Trump, quién no distingue entre un mexicano y cualquier otro latino,  se presentó en la residencia oficial de Los Pinos, en la Ciudad de México, con su idilio de «construir un muro para detener el flujo de inmigración, armas y dinero», mientras Peña Nieto se lavaba las manos como Poncio Pilatos, acusando a otros inmigrantes ilegales «no mexicanos» de crear caos migratorio y a EE.UU. de proveer con armas y dinero a bandas criminales.

El Senado de México levantó voces cuestionando la invitación al candidato republicano.

Senadores del Partido Acción Nacional (PAN) y la presidenta de la comisión de Relaciones Exteriores, Gabriela Cuevas, se opusieron al encuentro con el hombre que insulta una y otra vez... odia a los mexicanos, dijo.

Los diputados del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) calificaron la estancia de candidato de insulto y de indignante. Donald Trump no es grato en el país.

Dolores Padierna, vicecoordinadora del Partido de la Revolución Democrática fue tajante: «el atender a Trump, fue un gran error».

Los partidos opositores al gobierno coincidieron en que la invitación fue un desatino, darle la mano a quien odia al pueblo.

Lo más indigno para México fue cuando en el Centro de Convenciones de Phoenix, Arizona, Trump reiteró que «los mexicanos pagarán el Muro».

«Estoy seguro de que el presidente mexicano resolverá este problema mano a mano conmigo», subrayó.

Los mexicanos ridiculizan al candidato de disímiles manera, destrozan su imagen cuando rompen piñatas, en satíricos videos juego y puede aparecer como el gran malhechor en cualquier etiqueta.

La visita de Trump golpeó la popularidad de Peña Nieto, afectada ya por los pocos resultados en el combate a la corrupción, al nacotráfico, a los secuestros, a desaparecidos y a las violaciones a los derechos humanos de las personas.

En una encuesta reciente del diario Reforma se afirma que solo dos de cada 10 ciudadanos (23 por ciento) aprueban la gestión del mandatario.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.