Motín en el PSOE, el «capitán» sale ileso - Internacionales

Motín en el PSOE, el «capitán» sale ileso

En medio de una crisis política, tras más de nueve meses con un Gobierno en funciones, España observa ahora el intento de golpe dentro del partido socialista

Autor:

Juventud Rebelde

MADRID, septiembre 28.— Los dirigentes críticos del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) trataron de derribar este miércoles a su líder Pedro Sánchez, quien por ahora resiste al «golpe» ocurrido en pleno bloqueo político en el país.

AFP reportó que, sorpresivamente, 17 de los 35 miembros de la ejecutiva federal presentaron su dimisión este miércoles por la tarde. Antonio Pradas, uno de los renunciantes, dijo que la instancia dirigente ya no está «legitimada» y ha quedado de facto disuelta.

«Lo que le digo (a Sánchez) es que yo, desde luego, si la mayoría de mi ejecutiva no estuviera conmigo, ya no estaría, obviamente», abundó Ximo Puig, presidente de la región de Valencia y otro de los renunciantes.

Sin embargo, Sánchez hizo saber por medio de su mano derecha, César Luena, que no dimite y que su intención es convocar un congreso extraordinario en el que los militantes se pronuncien sobre quién debe ser su líder.

«En el Partido Socialista se tiene que tener el respaldo de los militantes para dirigirlo», dijo Luena. «No caben atajos, ni artimañas, ni golpes», apostilló.

Sánchez, de 44 años, fue en 2014 el primer secretario general del partido en ser elegido directamente por los militantes. Si se celebra un congreso extraordinario, espera recuperar con ellos un impulso perdido por la disidencia de numerosos dirigentes socialistas.

Contra la opinión de parte del PSOE, Sánchez ha insistido en que quiere tratar de formar un Gobierno alternativo al de Mariano Rajoy, presidente en funciones desde diciembre y líder del conservador Partido Popular (PP).

El PP tiene mayoría simple en el Parlamento con 137 diputados, frente a los 85 del PSOE. Los conservadores acusan a Sánchez de mantener, con su «No» a Rajoy, un bloqueo político que dura ya más de nueves meses y amenaza con llevar al país a las terceras elecciones generales en sólo un año.

El Gobierno alternativo defendido por Sánchez requeriría el apoyo de su gran rival en la izquierda, el partido Podemos, y de los nacionalistas catalanes, quienes piden un referendo de independencia que el PSOE no acepta.

Desde Podemos, su líder Pablo Iglesias censuró la maniobra contra Sánchez, al que ha pedido con insistencia encabezar «un Gobierno del cambio». En su cuenta de Twitter, Iglesias escribió: «Tengo muchas diferencias con Sánchez, pero pretender hacer caer a un secretario general, elegido por las bases, con dimisiones es un fraude».

Sánchez tenía ya en su contra a un buen puñado de diputados, y a seis de los siete presidentes regionales de su partido, entre ellos la más influyente, la andaluza Susana Díaz.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.