Ratifican desde Panamá creciente solidaridad con Cuba

Profundizar en el rechazo al bloqueo de Estados Unidos y detallar un plan de acción para contrarrestar esta y otras agresiones contra la Isla, son objetivos de los debates que se programaron en el foro de confraternidad con la nación caribeña

Autor:

Juventud Rebelde

CIUDAD PANAMÁ, octubre 8.- La necesidad de acompañar a Cuba en su proceso socialista resume el consenso del Encuentro Nacional de Solidaridad con el país antillano, que concluye este sábado en el Centro Regional Universitario de Azuero (CRUA).

En el cartel que preside el foro escribieron intencionalmente con i minúscula la palabra solidaridad, porque consideran los organizadores que es la manera de convocar a reforzar el movimiento panameño, uno de los objetivos de la convocatoria, según Tomás Correa, el anfitrión y coordinador del apoyo a la Isla en el capítulo de la provincia de Herrera.

Profundizar en los detalles del bloqueo de Estados Unidos a la nación antillana y un plan de acción para contrarrestar esta y otras agresiones, son objetivos de los debates que se programan para este sábado, que serán recogidos en una declaración final, según publicó PL.

La inauguración de la decimoséptima versión del foro fue en el auditorio del CRUA, donde recordaron el reciente cumpleaños 90 del líder cubano Fidel Castro, a quien la Coordinadora Nacional de Solidaridad de Panamá con Cuba consideró como el adalid humano más reconocido.

Un egresado de las universidades cubanas, Omar González, confesó al auditorio que el hecho del frustrado atentado contra el Fidel Castro en el Paraninfo de la Universidad de Panamá, en el año 2000, y el arrojo del entonces presidente cubano de asistir al acto, lo motivó a profundizar en sus conocimientos sobre Cuba, donde pudo estudiar después.

Por su parte, Kenia Serrano, presidenta del Instituto de Amistad con los Pueblos (ICAP), recordó a los presentes que, en múltiples ocasiones, personeros del gobierno estadounidense rechazaron establecer relaciones con la Isla.

Sin embargo, el propio presidente Barack Obama reconoció el fracaso de la política de su país hacia a Cuba y anunció una nueva estrategia, mientras firmó con su homólogo de Cuba, Raúl Castro, la apertura de embajadas, lo que se logró sin renunciar a ninguno de los principios, ni condiciones previas, afirmó.

Para nosotros los cubanos justicia es que el ser humano sea respetado en su integridad y nadie puede, so pretexto de defender una idea hegemónica, ir en contra de la existencia de la vida humana, así respondió la también diputada cubana Serrano a una interrogante de un estudiante panameño de derecho.

Este hecho ocurrió en un franco intercambio, donde Cuba era el tema de un joven auditorio, algunos de los cuales por primera vez escuchaban hablar de las miles de víctimas que el terrorismo ocasionó a la nación caribeña.

Después de ver el documental Demandamos Justicia, que muestra algunos pasajes de las múltiples agresiones contra el archipiélago, y apreciar testimonios de mutilados y familiares de los muertos, surgió una sincera duda: ¿cómo será Cuba después de las relaciones con Estados Unidos?

Pero hubo preguntas aún más profundas, y quizás condicionadas a la información tergiversada del sistema político-social de la Mayor de las Antillas, al solicitar una valoración de democracia y su congruencia o no con la ideología predominante en el proceso revolucionario.

Serrano, quien recaba entre los panameños el acompañamiento solidario que necesita su país para enfrentar los retos actuales, explicó a sus interlocutores sobre el funcionamiento del Parlamento que ella integra.

Esos legisladores no reciben salario por tales funciones, tienen la obligación de rendir cuentas periódicamente a las comunidades que representan y pueden ser revocados por sus electores, en un sistema de democracia que en Cuba nombramos Poder Popular, dijo.

Deben escuchar y responder las dudas, opiniones, sugerencias y críticas de su representados, y a su vez tienen la obligación de construir un país mejor, desde todas las bases que tiene el sistema político nacional, afirmó.

Las conclusiones del acto de apertura estuvieron a cargo del embajador de la Isla en Panamá, Antonio Miguel Pardo, quien aseguró que su país agradece la solidaridad de los panameños, que la sigue necesitando en los momentos actuales.

Recordó el grano de arena de los presentes en la campaña por el regreso de los cinco luchadores cubanos contra el terrorismo que cumplieron condenas en cárceles de Estados Unidos, y la ayuda que significó para que se reintegraran a sus hogares en Cuba.

Pardo refirió que el general cubano de la Guerra de Independencia, Antonio Maceo, trabajó en la construcción del Canal de Panamá, como ejemplo de varios hechos en los cuales la historia de ambas naciones se entrelaza.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.