Ratifican Gobierno y FARC-EP alto el fuego y que escucharán a diversos sectores

La declaración de las partes fue dada a conocer en La Habana por los Jefes de las delegaciones

Autor:

Marina Menéndez Quintero

El Gobierno de Colombia y las FARC-EP dieron a conocer este viernes la conveniencia de seguir escuchando, «en un proceso rápido y eficaz», a los diferentes sectores colombianos para entender sus preocupaciones y hallar prontamente una salida por los caminos señalados por la Corte Constitucional, al tiempo que reiteraron el compromiso asumido por las partes de mantener el alto el fuego bilateral y definitivo.

Tales aseveraciones tienen lugar luego de la estrecha victoria del No en el referendo que, el pasado domingo, puso a consideración del pueblo colombiano el Acuerdo Final, Integral y Definitivo para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera en ese país.

Las partes consideraron que el Acuerdo Final contiene las reformas y medidas necesarias para sentar las bases de la paz y garantizar el fin del conflicto armado, aunque reconocieron que quienes participaron en el plebiscito se pronunciaron mayoritariamente a favor del No, así fuera por estrecho margen, y consideran conveniente seguir escuchando, en un proceso rápido y eficaz, a los diferentes sectores de la sociedad, para entender sus preocupaciones y definir prontamente una salida por los caminos señalados en la sentencia de la Corte Constitucional C-376 de 2016.

El Comunicado No. 2, leído a la prensa en La Habana por el exvicepresidente colombiano Humberto de la Calle y el Comandante Iván Márquez —los jefes de las delegaciones que trabajaron durante casi cuatro años para llegar a los consensos de paz firmados en la capital cubana—, también detalla que las propuestas de ajustes y recomendaciones que resulten de ese proceso de atención a las preocupaciones en torno al texto, serán discutidas entre el Gobierno y las FARC-EP para dar garantías a todos.

Las partes también reafirmaron el compromiso asumido por el presidente Juan Manuel Santos y el máximo líder de las FARC-EP, Timoleón Jiménez, de mantener el cese el fuego, y el monitoreo y la verificación por parte del mecanismo tripartito creado al efecto, así como las garantías de seguridad y protección de las comunidades en sus territorios.

Además, para afianzar el cese el fuego, Gobierno y guerrilla acordaron un Protocolo dirigido a prevenir cualquier incidente en zonas de preagrupamiento (insurgente) en los cuadrantes definidos, y asegurar un clima de seguridad y tranquilidad con la plena aplicación de todas las reglas que rigen el cese el fuego y de hostilidades, bilateral y definitivo.

Las delegaciones agradecieron al Comité Internacional de la Cruz Roja por su permanente apoyo, a Chile y Venezuela por su acompañamiento y sobre todo a Cuba y Noruega por su intensa y abnegada labor de respaldo a la construcción de los acuerdos de paz, su contribución constante a la búsqueda de soluciones en momentos de dificultad y su disposición a continuar apoyando el proceso.

En una declaración unilateral, De la Calle expresó que después de tres días de diálogos con las FARC-EP en los que analizaron los resultados de la jornada electoral del pasado 2 de octubre, reconocen que quienes participaron en el plebiscito se pronunciaron mayoritariamente a favor del No, así fuera por pocos votos: un resultado incontrovertible que van a respetar, y que también es cierto que la otra mitad del país votó por el Sí «y honramos su voto.

«Si queremos construir la paz de verdad, tenemos que buscar el consenso más amplio posible, tenemos que buscar la unión», señaló, por lo que reiteró la conveniencia de seguir escuchando y entendiendo las preocupaciones de los diferentes sectores de la sociedad y definir pronto una salida.

De la Calle consideró que el otorgamiento del Premio Nobel de la Paz al presidente Juan Manuel Santos, conocido este viernes, es la voz de apoyo del mundo a Colombia, el reconocimiento a su liderazgo, persistencia, a las víctimas que participaron en el proceso de paz, y calificó el Premio como una fuerza para seguir adelante.

«Por eso vamos a oír a los diferentes sectores que participaron en las elecciones, incluyendo los que votaron por el Sí. Cualquier ajuste o precisión que se haga al Acuerdo Final deberá ser el resultado de un diálogo constructivo entre las delegaciones del Gobierno y las FARC-EP, reiteró.

Por su parte, Cuba y Noruega, países garantes en la mesa de conversaciones y cuyos representantes también acudieron al encuentro con la prensa, reafirmaron en un comunicado su compromiso con la paz en Colombia y calificaron el proceso de paz como «sólido, complejo, y con una fuerte voluntad de las partes».

Cuba y Noruega saludaron los esfuerzos encaminados a construir la paz y apoyaron el compromiso de las partes con la adopción de medidas para afianzar el cese el fuego y de hostilidades, en beneficio del pueblo colombiano, y continuar desarrollando medidas de confianza que propicien arribar, sin dilación, a un concluyente Acuerdo de Paz Final.

El texto asevera que ambas naciones continuarán contribuyendo en todo lo posible, en esta nueva coyuntura, a la solicitud de las partes, a la terminación del conflicto armado y la construcción de una paz estable y duradera en Colombia.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.