Rajoy pierde el primer round de una pelea arreglada

Todos sabían que en la sesión de investidura de ayer ganaría la ira, pero el PSOE irá a la segunda con la guardia baja

Autor:

Juventud Rebelde

MADRID, octubre 27.— El Congreso español rechazó este jueves la candidatura del líder conservador, Mariano Rajoy, en la primera votación de su investidura, por 180 votos en contra y 170 a favor, por lo que tendrá que someterse a una segunda, el sábado, en la que previsiblemente saldrá reelegido como presidente del Gobierno.

En la votación de este jueves, Rajoy necesitaba mayoría absoluta (176 votos) de la Cámara, mientras que para la del sábado solo necesita más síes que noes, y lo tiene a la mano en tanto los socialistas confirmaron que se abstendrán, reporta EFE.

No lo hacen en la primera sesión porque, aseguran, quieren mostrar su rechazo a las políticas conservadoras y a los numerosos casos de corrupción que afecta al Partido Popular (PP) de Rajoy, pero sí lo harán 48 horas después para posibilitar la formación de Gobierno en España.

«La abstención le permitirá formar Gobierno, pero no es un apoyo ni a su Gobierno, ni a sus políticas. No van a contar con nuestro apoyo para llevar adelante su programa electoral», dijo el portavoz del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Antonio Hernando, quien curiosamente fue en los últimos meses el encargado de reiterar que los socialistas jamás permitirían un Gobierno conservador.

PP y PSOE, que se turnan en el Gobierno desde hace tres décadas, han representado hasta ahora los dos polos de la política española, por lo que el apoyo de los socialistas, aún con reservas, ha generado fuertes disensiones en el seno del partido y entre sus votantes, y varios diputados han anunciado que se saltarán la disciplina de voto y votarán en contra, pese al llamado interno a la unión.

Independientemente de la decena de votos díscolos anunciados en el PSOE, se espera que Rajoy sea elegido, poniendo fin a casi un año de parálisis política en España.

Las intervenciones de los partidos en el Congreso de los Diputados se ajustaron a este cambiante escenario, que este jueves escenificó el rechazo al líder del PP, pero que el sábado acogerá su reelección como presidente del Gobierno español, gracias al apoyo de unos partidos que le dan el poder para sacar el país del bloqueo.

El portavoz socialista ha advertido que, en su nuevo mandato, Rajoy tendrá que «consultar y pactar todo», pero no le va a «resultar fácil» porque para hacerlo «tendrá posiblemente que dejar de ser Rajoy», según le espetó.

Tras el cambio de rumbo del PSOE, el líder de la coalición de izquierdas Unidos Podemos, Pablo Iglesias, se ha alzado como representante del voto progresista y ha señalado a los socialistas que «están más cerca del PP que de nosotros».

Sus declaraciones agitaron el debate, al defender la manifestación convocada para el sábado ante el Congreso durante la segunda votación: «Hay más delincuentes potenciales en esta Cámara que allá afuera», dijo, lo cual le valió una llamada de atención de la presidencia de la Cámara.

Los dirigentes catalanes anunciaron que el nuevo Gobierno deberá enfrentar un referendo unilateral de independencia de la región. En tanto, un Rajoy tranquilo, que se sabe vencedor, ha asegurado que pondrá todo de su parte para ganarse «día a día» la gobernabilidad.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.