Tres años en el programa Mais Médicos

Cuba sigue prestando servicios médicos a Brasil, una experiencia de solidaridad y humanismo

Autor:

Jacqueline Echezarreta

Nuestra llegada a Brasil parece que fue ayer, sin embargo han transcurrido tres años desde aquel noviembre de 2013 en el cual arribábamos con entusiasmo y ciertas expectativas al gigante suramericano.

El arribo transcurrió con algún que otro inconveniente ya sea por la barrera natural del lenguaje, el cual comenzábamos a aprender, o por la expectativa del pueblo brasileño que no conocía a médicos tan diferentes de los que estaban acostumbrados.

La adaptación fue de forma inmediata en ambos sentidos. Nosotros rápidamente aprendimos el modo de vida de nuestros pacientes, nos involucramos en sus necesidades y requerimientos en salud satisfaciéndolos y atendiéndolos según el modo humanizado de nuestra medicina cubana. Ellos, por su parte, nos acogieron de forma hospitalaria, haciéndonos sentir como parte de sus familias.

Han sido tres años de mutuo aprendizaje, de luchas y actividades en común, de alegrías en mayor cuantía que tristezas. Al salir de Cuba dejamos atrás nuestras familias y amigos, aquí en Brasil encontramos a miles de padres, madres, hermanos, amigos y por qué no, en muchos casos hasta el amor surgió entre algunos, que nos hicieron sentir un poco menos la añoranza de nuestra tierra.

Dejamos huellas imborrables en el pueblo de Brasil, pero también nuestra convivencia aquí nos dejó marcas imperecederas en nuestras vidas. Con certeza nos llevaremos una parte de Brasil en el corazón de cada uno de los médicos cubanos que regresaremos a nuestra Patria a reanudar nuestro trabajo en la tierra que nos vio nacer y a enfrentar nuevas tareas.

Ha llegado el momento de la partida, dejamos aquí nuestras enseñanzas y el ejemplo de solidaridad que Cuba lidera. Nos llevaremos el recuerdo de todas las experiencias vividas, el agradecimiento infinito del pueblo brasileño, de las tantas personas salvadas y curadas.

Agradezco en nombre de mis colegas a todas las personas que nos ayudaron. Mis recuerdos serán siempre para los niños brasileños que con la inocencia natural de la infancia me hicieron vivir los momentos más felices de mi estancia en este país.
Toda partida se hace difícil, más que una despedida será un hasta siempre, porque el legado del internacionalismo y solidaridad de Cuba continuará en Brasil, América Latina y el mundo.

Cito a nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro cuando dijo: «Ser internacionalistas es saldar nuestra propia deuda con la humanidad».

Los niños brasileños, con la inocencia natural de la infancia, le hicieron vivir los momentos más felices a los médicos de la Isla.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.