Brexit, OTAN, Rusia, muro y tortura en charla de May con Trump

La primera ministra insistió en que Estados Unidos y la UE deben mantener las sanciones contra Rusia, mientras Trump, según se especula, representa una línea más blanda al respecto

Autor:

Juventud Rebelde

WASHINGTON, enero 27.— La primera ministra británica, Theresa May, buscó este viernes acercar posiciones con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, con quien espera cerrar un acuerdo de comercio bilateral que ayude a la economía del país europeo tras su prevista separación de la Unión Europea (UE), conocida como «brexit».

May fue la primera líder mundial invitada por Trump a Washington desde que este asumió la presidencia. En rueda de prensa conjunta, tras una reunión de casi una hora en la Casa Blanca, la premier describió ese encuentro como «un momento significativo», reportó DPA.

La dignataria británica indicó que Trump le confirmó que «apoya un cien por cien» a la OTAN, que ambos hablaron de defensa y seguridad durante su encuentro y están «juntos en el reconocimiento de la OTAN como baluarte» europeo.

Sin embargo, antes de su asunción presidencial, Trump se había referido a ese bloque como un organismo «obsoleto».

La visitante apuntó que le dijo a Trump que está de acuerdo en continuar con sus esfuerzos para lograr que otros miembros de la OTAN paguen lo que tienen que pagar para formar parte de la alianza transatlántica, centro de las críticas previas del acaudalado mandatario.

En el encuentro, abordaron además el libre comercio, la relación de Occidente con Rusia y la colaboración entre los servicios secretos de Washington y Londres.

Sobre el candente asunto del abandono británico de la UE, Trump afirmó en la conferencia de prensa que esa salida será «una cosa fantástica» para el país europeo.

May dijo que Estados Unidos y el Reino Unido deben asumir responsabilidades y mostrar liderazgo a nivel internacional; en cambio, añadió que no debe haber más intervenciones militares como las de Irak o Afganistán.

La primera ministra insistió en que Estados Unidos y la UE deben mantener las sanciones contra Rusia, mientras Trump, según se especula, representa una línea más blanda al respecto.

Por lo pronto, este sábado el nuevo inquilino de la Casa Blanca hablará por teléfono con el presidente ruso, Vladimir Putin, y solo anticipó un «veremos qué pasa. No conozco al caballero».

En la rueda de prensa no podía faltar el mayor remolino político desatado hasta ahora por Trump: la tensión con México.

El jefe de la Casa Blanca confirmó que habló telefónicamente este viernes con el presidente Enrique Peña Nieto, quien suspendió el encuentro previsto entre ambos en Washington, el 31 de enero, ante el tono agresivo de su par estadounidense al referir públicamente sus imposiciones al país latinoamericano sobre el muro que pretende levantar en la frontera común, a cuenta de los mexicanos.

En frase inverosímil, típicamente suya, el presidente estadounidense aseguró que siente «un gran respeto» por ese país, que mantiene buena relación con los mexicanos y que va a «trabajar en una relación justa».

Al respecto, Theresa May se mantuvo al margen y, cuando un periodista le preguntó qué pensaba de las relaciones entre Estados Unidos y México, se limitó a señalar que era un asunto bilateral entre esos dos países.

Según DPA, acerca del interrogatorio a presuntos terroristas, Trump aseguró que Estados Unidos no empleará métodos de tortura, aunque él sigue personalmente convencido de que permiten obtener importantes informaciones en la lucha contra el terrorismo.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.