Ya está Oscar López Rivera en Puerto Rico

Cumplirá en su país lo que queda de sentencia

Autor:

Juventud Rebelde

SAN JUAN, febrero 9.— El preso político puertorriqueño Oscar López Rivera, cuya larga condena en EE. UU. despertó un amplio movimiento de solidaridad internacional, ya está en su país, luego de 35 años y ocho meses preso en cárceles estadounidenses.

López Rivera es uno de los 209 reos que recibieron conmutación de penas por parte del expresidente Barack Obama dos días antes de que este dejara la Casa Blanca, y  viajó este jueves a Puerto Rico acompañado por la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, y otros políticos, dijo el diario boricua El Nuevo Día, para terminar de cumplir su condena, que concluye en mayo, en su tierra.

Según narró el rotativo en su página web, el luchador independentista fue trasladado por autoridades del Negociado de Prisiones de Estados Unidos a bordo de un vuelo de American Airlines. Al llegar al aeropuerto Luis Muñoz Marín, cercano a San Juan, López Rivera fue visto esposado y usaba una camisa roja y una gorra blanca. Lo sacaron escoltado por el segundo nivel del aeropuerto y después abordaron una furgoneta blanca.

Citando al periódico, Telesur dijo que una persona a la que identificó como «partidario» de López Rivera, Benito de Jesús, fue de los pocos que realmente vieron a Rivera, y este manifestó que el luchador por la independencia de Puerto Rico se veía «tranquilo y feliz».

Medidas particulares que se desconocían, comentó PL, impidieron que los periodistas y la gente que se personó en la terminal aérea pudieran mostrarle vívidamente a Oscar López Rivera su calidez.

El representante estatal neoyorquino José Rivera fue el primer funcionario en confirmar el traslado. «Familia, después de tantos años de lucha Oscar López Rivera está en el aeropuerto en ruta pa(ra) Puerto Rico», colocó en su página de Facebook.

Más de una decena de personas esperaban ansiosas en el aeropuerto internacional la llegada del prisionero político, y ondeaban banderas boricuas en las afueras de la terminal aérea.

«Yo vine con la esperanza de recibir a Oscar», expresó una mujer que llegó al aeropuerto junto a su esposo y su nieta.

«Lo importante es que él sepa que había un pueblo pendiente de que fuera liberado, y que hay un pueblo que lo apoya, que hay gente en este país que agradece infinitamente el sacrificio que él ha hecho por lograr la independencia de Puerto Rico y los años que sufrió de cárcel», añadió.

Tras conmutársele la sentencia, el Negociado de Prisiones de EE. UU., de encontrar espacio, estaba obligado a sacar a López Rivera del complejo carcelario de Terre Haute (Indiana), donde se encontraba, a una prisión de tiempo parcial, como parte del proceso hacia su reinserción en la sociedad.

López Rivera había solicitado entonces que se le trasladara a alguna institución federal en Puerto Rico, donde cumplirá los últimos 97 días de cárcel y se supone que se le permita salir a trabajar, señaló El Nuevo Día.

Según informó EFE, irá a una «casa-prisión»; fuentes allegadas a la familia aseguraron que cumpliría una suerte de prisión domiciliaria en casa de su hija Clarissa.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.