El ALBA ha demostrado que un mundo mejor es posible

Las palabras iniciales del presidente Nicolás Maduro en la XIV Cumbre Extraordinaria de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), estuvieron dedicadas a las luchas renovadas en Nuestra América

Autor:

Alina Perera Robbio

CARACAS.—El ALBA que enarbola poner al ser humano al centro de todo, ha demostrado que otro mundo es posible, expresó el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, en sus palabras iniciales de la XIV Cumbre Extraordinaria de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP).

En el Salón Simón Bolívar del Palacio Presidencial de Miraflores, donde tiene lugar el evento internacional que servirá para concertar la unión de Nuestra América, Nicolás Madurodio una calurosa bienvenida a los mandatarios que concurren, especialmente al Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro Ruz, al mandatario boliviano Evo Morales, a quien llamó «jefe indio del sur”, al presidente nicaragüense Daniel Ortega, y a los «hermanos del Caribe».

El anfitrión hizo referencia a los años noventa del siglo XX, momento que calificó como «una década llamada perdida», de desastre social en el continente americano, crisis de la cual nació la lucha que dio nacimiento al ALBA.

El Alba, expresó Maduro, nació de un parto histórico a inicios del XXI; y vio la luz para realizar las ideas que por un tiempo defendieron los movimientos de izquierda a lo largo y ancho del planeta, frente al intento imperial de recolonizar nuestros países.

Con Cuba siempre como faro, dijo el presidente bolivariano, surgió un nuevo pensamiento, nuevo porque tiene que ver con el siglo XXI, pero que al mismo tiempo tiene detrás las ideas de siglos, como las de Simón Bolívar.

Al calor de esas batallas, a lo largo del siglo XX, comenzaron a reverdecer las ideas que nuestros pueblos siempre habían enarbolado, comentó el mandatario.

A Chávez no lo podemos recordar con llantos sino con lucha

«A Chávez no lo podemos recordar llorando», afirmó el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, en la jornada de apertura de la XIV Cumbre Extraordinaria de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP).

El mejor homenaje es la lucha, expresó el mandatario en el Salón Simón Bolívar del Palacio Presidencial de Miraflores; y seguidamente hizo evocación al momento, en 2011, en que le fue diagnosticada a Chávez, en Cuba, la terrible enfermedad que le tendió la emboscada.

Cuatro años después de la partida física de Chávez, la Revolución Bolivariana sigue en pie, «lista para avanzar sobre nuevos escenarios, recuperándose de los golpes», dijo Maduro, quien, además, habló de nuevos retos para una patria que va más allá de la tierra en que hemos nacido.

El ALBA, en esta primera etapa de su vida, es el proyecto que de mejor forma ha realizado los sueños, las esperanzas y la visión geopolítica de los libertadores, reflexionó el presidente anfitrión de la Cumbre.

Un documento central, unitario, se está trabajando, según informó Maduro. Es un texto que debe recoger los retos del hoy y la visión de lo que debe ser la articulación de nuestras fuerzas como pueblos para generar una nueva dinámica, en una nueva etapa que permita pasar la tormenta, las amenazas imperiales.

La batalla, enfatizó el presidente bolivariano, debe ser optimista, de fe en el futuro: Así queremos nosotros recordar a Fidel y a Chávez, a nuestros héroes, afirmó Nicolás Maduro.

Sobre el ALBA, destacó que esa entidad es la base de la construcción de una nueva América, de un nuevo mundo, esa América que debemos amar, defender, valorar.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.